¿Estrenas puesto directivo en una ONG? Aquí van las 6 cuestiones más relevantes a atender

¿Acabas de ser nombrado director/a de una Asociación o Fundación, o llevas poco tiempo?

Lo primero: ¡Enhorabuena por tu puesto directivo en esa ONG! 😊

Lo segundo: ¡Gracias! El Tercer Sector necesita a más gente como tú, implicada profesionalmente en la mejora de la gestión de las entidades sin ánimo de lucro.

Y ahora, remángate la blusa o la camisa. Sin duda, estar en un puesto directivo de una ONG supone asumir nuevos retos y desafíos.

Si quieres bordar tu estreno en tu nuevo puesto de trabajo, estos son los aspectos o las dimensiones a cuidar muy especialmente.

 

Ponte al servicio de las personas que te reportan directamente

Aquí vamos a asumir que ya tienes claro que sólo puedes hacer el seguimiento directo de aproximadamente 7 u 8 personas, no más. Son las personas que reportan directamente a ti, y con las que más tiempo pasas en tu día a día laboral.

Pues bien, tienes que ponerte a su disposición. Como director/a -general o de área-, tu principal cometido de gestión en el día a día es ayudar a tus colaboradores directos a que consigan sus metas y eso pasa por ayudarles, especialmente en el día.

Si surgen dificultades en su trabajo, si se atascan o no saben por dónde seguir o cómo seguir, tú eres una de las personas de referencia para ayudarles a conseguir los resultados que juntos habéis establecido. Estás a su servicio para que consigan sus objetivos.

 

Entiende y atiende a tu Patronato o Junta Directiva

Son ellos los que, ¡en principio!, te han elegido. No les dejes de lado, implícalos en todo lo relacionado con las funciones más relevantes de los órganos de gobierno.

Sí, te va a llevar tiempo y energía, pero si lo haces el retorno que vas a recibir se multiplicará por el número de miembros de tu junta o de tu patronato.

Una pista: el punto de partida es siempre conocer el porqué de su presencia en el Órgano de Gobierno. A veces ese porqué es la palanca que necesitas para implicarles más; y si no sirve, entonces tienes que descubrir, junto con el/ella/ellos, una nueva palanca, algo que les motive.

 

Identifica los principales Retos o Desafíos de la entidad

¡Y no hagas una lista interminable! Piensa en 3 o 4 retos relevantes en el corto plazo, a un año vista, y en 2 o 3 desafíos a 3 años. Esto es lo que quieres/queréis aportar como valor destacado en los próximos meses y años.

Cuando arrancas en un nuevo puesto de trabajo, el día a día puede ser abrumador. Fijarte 3/4 + 2/3 retos y recordarlos periódicamente te permitirá tomar de vez en cuando distancia, y hacer presente lo que de verdad importa.

Y no dejes de implicar a tu equipo, a las personas que te reportan directamente, en la identificación y selección de esos retos: conseguirás implicación, cohesión y apropiación en torno a los Desafíos.

 

Evalúa periódicamente

¿Tu entidad cuenta con algún Plan Operativo o Plan Estratégico?

¿Es funcional o está durmiendo el sueño de los justos en algún cajón o archivador?

Recupéralo, léelo y consulta con la persona/personas que te han nombrado para saber cuán funcional y relevante es el Plan.

¿Hay que mantenerlo tal y como está (a lo mejor es un plan perfecto 🙂 o puede modificarse para adaptarlo a Retos y Desafíos más actuales o prioritarios?

Y haz que quien corresponda -tu equipo o el órgano de gobierno- haga un seguimiento trimestral o semestral de los avances, de los logros alcanzados y de las dificultades encontradas. Comparte los éxitos, felicita públicamente a los que los logran, y ayuda con recursos a los que se atascan.

 

Abre nuevos horizontes en la entidad

No pocos responsables de ONG van posponiendo o ignorando problemas de gestión o de organización que sus organizaciones van arrastrando a lo largo de años.

Tómate un tiempo para recuperar la historia de la entidad y/o de tu área, identifica las rémoras que arrastra desde hace tiempo, y los errores que se han cometido.

Y esto puede incluir algún “cadáver” en algún armario, demandas no resueltas, empleados que deja pasar las horas sin preocuparse por el rendimiento o por la Misión, una cultura organizacional ineficiente…

Identifica lo que se puede mejorar rápidamente, sin mucho coste económico o humano. Así podrás implementar soluciones o aportar herramientas que tendrán un impacto concreto, rápido y sencillo.

 

Cuida a tu gente

Y eso incluye a tod@s: beneficiarios, contratadas, voluntarios, patronas…

Asegúrate que los programas y proyectos que impulsáis tienen un impacto social real, y que cambian la vida de la gente a mejor.

Es muy posible que en tu entidad o en tu área sólo haya indicadores que miden las actividades realizadas, el número de participantes. Invita a tu equipo a contar con indicadores que permitan confirmar que las cosas cambian.

No se trata tanto, por ejemplo, de saber cuántos jóvenes en riesgo de exclusión han participado en talleres y formación, sino sobre todo de confirmar cuántos de ellos consiguen trabajo gracias a esos cursos, si el trabajo es estable, si cobran un sueldo digno…

 

Por cierto… ¿cuándo fue la última vez que los miembros del Patronato o de la Junta tuvieron la oportunidad de formarse?

Déjame adivinarlo… ¡Nunca! 🙂

Pues estás tardando en poner en marcha talleres prácticos, participativos, en los que tus patronos -y también vale para tus voluntarios o para tus empleados- puedan adquirir habilidades y herramientas funcionales y adaptadas a su entorno.

 

¡Ánimo! Y recuerda “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad” -¿te suena la frase? 😊-

Si te estás estrenando o estás atascado, ¿te ayudamos a contar con una organización eficiente, con herramientas prácticas y centrada en lo relevante?

Trabajemos juntos

 

Y dinos más abajo, en Comentarios:  ¿Hay alguna cuestión más a la que debería atender prioritariamente un/a director/a que se estrena en su puesto?

 

¿Te estrenas en la Dirección de una ONG? Aquí van las 6 cuestiones más relevantes a atender
Gracias Kate Mangostar por la foto

omentarios

  1. Considero q un apartado fundamental es conocer la plantilla. Tanto de personal contratado como voluntariado. Tener alguna reunión y conocerles personalmente. Un primer contacto, cuando menos humano… Hola soy.. Y tu eres… Encantada. Estamos aquí por una finalidad común.

    Responder
    1. Gracias Araceli por tu comentario,

      Sí,absolutamente de acuerdo contigo. Tomarse un tiempo para conocerse es clave y ¡a menudo se nos olvida!
      Gracias por recordarnoslo

      Dominique

      Responder

Escribe una respuesta o comentario