Imprimir

«Todos nos sentimos llamados por este desastre»

on . . Visitas: 988


La Congregación de Jesús-María cuenta con tres comunidades en Haití, una de ellas en Puerto Príncipe. Seis religiosas de la Congregación, entre ellas dos españolas, Nazareth Ibarra e Isa Sola, trabajan desde hace dos años en Haití ayudadas de voluntarias de distintos países.

La comunidad de Puerto Príncipe era casa una de formación que «ya es imposible utilizarla», asegura Mª Amada Bermejo, después de que a poco a poco hayan podido tener noticias de lo sucedido en el lugar del desatre. «Todas están vivas, aunque dos heridas», dice con gran pesar.

En este momento, dos de las religiosas, enfermeras, junto con una joven voluntaria, trabajan en Puerto Príncipe para rescatar a la gente y curar heridos. Trabajan en tareas durísimas y situaciones extremas que dicen «no podemos abandonar», asegura Mª Amada.

La superiora de la comunidad de Azpeitia, dice, en boca de la compañera Isa Sola que «no podemos imaginarnos las terribles situaciones que se viven y lo duro que puede llegar a ser no poder actuar médicamente en algunos casos de extrema gravedad. Nunca hubiera podido imaginar tantos miembros amputados, tantos niños mutilados. En estos momentos, la gente está durmiendo al raso con algún entoldado sobre restos de muro. Todos duermen así por el peligro de derrumbe de las casas. Eso hace que exista mucha unión y provoca mucha solidaridad también. Los sacerdotes llaman a la unidad y a la fuerza de espíritu para seguir adelante y luchar».

Los que huyen de Puerto Príncipe se refugian en los pueblos donde hay otras dos comunidades de Jesús-María: Gros-Morne y Jean Rabel. Las hermanas colaboran para acogerles porque no tienen nada y muchos llegan heridos, traumatizados y con mucho dolor por la pérdida de sus seres queridos. La Congregación, a través de su fundación Juntos Mejor para la educación y el desarrollo quiere canalizar los donativos hacia Haití a través de la cuenta 2100 3031 80 2200592124, de La Caixa. «Todos nos sentimos llamados por este desastre humano y queremos aportar nuestra contribución de una manera u otra, aquella que nos dicte el amor hacia los más desfavorecidos. Muchas personas preguntan cómo encauzar sus aportaciones económicas, por lo que esta vía puede ser una de las formas de hacer llegar nuestra pequeña ayuda a toda esta gente».

Además de la comunidada de Jesús-María, en Azpeitia, Iraurgi Ikastetxea se solidariza también con las víctimas de Haití a través de la Fundación de las Hijas de Jesús, la ONG Ayuda Solidaria. Para ello, cuentan con dos cuentas: Banco Popular 00750124110701424270 y Can 20540084 019147974607.

La ayuda será canalizada por la comunidad de las Hijas de Jesús que se encuentran en la vecina República Dominicana. Desde Iraurgi Ikastetxea recuerdan que el proyecto solidario con la población de Boechio con el que cuenta el centro desde hace varios años , se encuentra muy cerca de la frontera con Haití.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web