Imprimir

Más casas de lujo para Kenia en crisis

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 519

08-01-2013e2La construcción de viviendas de lujo está en auge en Kenia, pero sus destinatarios de la clase alta cada vez son menos, según expertos en economía. Cada vez más ricos pierden estatus y pasan a engrosar las filas de la clase media.

Estimaciones del Banco Africano de Desarrollo indican que la clase media de África había aumentado de 27 por ciento de la población del continente en 1980 a 34 por ciento en 2010.

Se considera que la clase media de Kenia está integrada por aquellas personas que pueden costearse un estilo de vida promedio, que poseen una vivienda decente y espaciosa y que fueron educadas y pueden enviar a sus hijos a escuelas privadas, explicó Macharia Mwangi, consejero de asuntos económicos en esta nación del oriente africano.

"Áreas que habían sido planeadas para la población de clase media ahora son habitadas por la clase alta, que ya no puede mantener su costoso estilo de vida. Sin embargo, pese a su declive, todavía tiene los recursos para una forma de vida que está bastante por encima del promedio", explicó Mwangi.

Los miembros de la clase media keniata ahora "conducen vehículos que engullen combustible, mandan a sus hijos a escuelas internacionales y son jefes en grandes empresas. Mientras, la clase alta cae, pero de todos modos quiere vivir en apartamentos que sean cómodos y modernos. Esto ha impulsado el precio de las viviendas", agregó.

El índice residencial internacional Knight Frank 2011, que controla los cambios de precios en los principales mercados mundiales de bienes raíces, muestra que el de Kenia está por encima de los de cualquier otro país en términos de crecimiento y márgenes de ganancias.

El valor de las propiedades inmobiliarias más sofisticadas en Nairobi aumentó 25 por ciento en 2011. En la costa keniata, los precios aumentaron 20 por ciento, más que en otras ciudades importantes del mundo, como la estadounidense Miami, que registró un crecimiento de 19,1 por ciento, Londres, de 12,1 por ciento, y Shanghai, donde los costos cayeron 3,4 por ciento.

Sin embargo, según el índice, el precio promedio por metro cuadrado en Nairobi es el más bajo del mundo, situándose en 1.700 dólares. Pero inversores extranjeros favorecen al mercado keniata debido a los altos márgenes de ganancias, de acuerdo con el índice.

Janet Mundia, dueña de una propiedad en Kileleshwa, un área elegante de clase media en la capital keniata, dijo: "Se están construyendo apartamentos lujosos para el mercado local y... aunque son modernos y muy cómodos, de todos modos no tienen (el mismo) estándar de las casas de lujo".

"Por un apartamento lujoso de dos dormitorios se paga alrededor de 1.000 dólares al mes. Por una casa lujosa, el doble o más... Las casas de lujo también son muy espaciosas. Cada una se construye separada de la otra, y las terminaciones son perfectas. También vienen totalmente amobladas", explicó.

Los precios de las casas de lujo en esa zona oscilan entre 400.000 dólares y un millón de dólares, e incluso llegan a más. Pero estas personas no solo se están quedando con estas casas. Apenas ocho por ciento de los 41,6 millones de habitantes del país pueden pagar una hipoteca, según estadísticas del Banco Mundial y del Banco Central de Kenia.

"El financiamiento es un problema para la mayoría de los keniatas que desean viviendas de lujo. El costo de los préstamos sigue subiendo, incluso cuando los precios de las propiedades continúan disparándose. En los últimos tiempos han aumentado los intereses aún sobre los préstamos no rentables, explicó el experto Andrew Kariuki, del Diamond Trust Bank.

La clase alta ahora se disputa tierras en las afueras de Nairobi, y construye casas de menor presupuesto pero cómodas.

Para Kariuki, los keniatas que pueden pagar viviendas de lujo son los que han emigrado al exterior.

"Las remesas de la diáspora ahora rivalizan con las principales vías de ingreso de divisas en Kenia. La gente de la diáspora está invirtiendo fuertemente en bienes raíces", dijo Kariuki.

Según el Banco Central de Kenia, "los keniatas que viven, trabajan y estudian en el exterior repatriaron un total de 891,1 millones de dólares en 2011". En comparación, la Agencia de Desarrollo del Té de Kenia dijo que, ese mismo año, ese producto hizo ingresar al país una suma levemente menor: 850 millones de dólares.

"Estamos experimentando el surgimiento de una nueva clase alta, integrada por la diáspora, por expatriados, diplomáticos, presidentes de empresas multinacionales e incluso personas del crimen organizado, como terroristas", dijo Danson Mwangangi, economista e investigador de mercados en África oriental.

"Por supuesto que todavía hay keniatas que pueden pagar estilos de vida propios de la clase alta, y pagar 2.000 dólares mensuales de alquiler. Pero lo que nos muestran las tendencias del mercado es que son cada vez menos", dijo Mwangangi. La mayoría de los lugares más caros son los más cercanos al centro de la ciudad, agregó.

"En las zonas de clase alta y media, uno puede acceder a Nairobi en 10 minutos. Allí, los edificios no tienen la pintura descascarada, los guardias de seguridad están todo el tiempo apostados en la puerta, hay estacionamiento disponible y suficientemente grande para dar cabida a los vehículos de todos los inquilinos, el saneamiento está bien organizado y hay agua disponible", explicó.

"Las personas que viven en áreas de clase media-alta ganan por lo menos 1.500 dólares al mes. Los centros comerciales ubicados en esas zonas son espaciosos y atractivos, con cines, plazas de comidas, bares, bancos, supermercados, modernos comercios de ropa, etcétera", añadió Mwangangi. Expertos advierten ahora que estas tendencias del mercado no son sanas para la economía.

"Cada vez más keniatas serán empujados hacia debajo de la línea de pobreza. La inseguridad y el delito continuarán aumentando, porque todos nosotros estaremos disputándonos el mismo espacio limitado", dijo Mwangi. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web