Imprimir

Compañías algodoneras apadrinan a pequeños agricultores africanos

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 330

Hace cinco años, Forbes Gwilize subsistía con lo que ganaba del cultivo de maíz. Ahora planta 06-12-2012e2más algodón en la aldea de Musena, 80 kilómetros al norte de esta ciudad, capital de Zambia.

"Mi mayor problema era trabajar la tierra al principio de la temporada, pero no podía hacerlo por falta de herramientas. Tenía que esperar el comienzo de las lluvias y cultivaba media hectárea de algodón y una de maíz", relató Gwilize, de 52 años y padre de siete hijos.

Pero su situación es muy diferente ahora, extendió el cultivo de algodón de 1,5 a 33 hectáreas, y compró nuevas herramientas, un tractor y hasta amplió su propiedad.

"Construí ocho casas en el terreno, compré un tractor y mando a mis hijos a una de las mejores escuelas del país. Estoy cómodo", aseguró.

Ahora solo cultiva maíz para el consumo familiar, pero prefiere vivir del algodón.

Gwilize es uno de los miles de algodoneros que se benefician del programa de productores externos a cargo de cinco grandes compañías de desmotado como Dunavant Cotton, Cargill Cotton Ginnery y Continental Ginnery.

Los programas de productores externos de Zambia, también conocidos como agricultura por contrato, se basan en un acuerdo previo entre el comprador y el agricultor sobre cuestiones específicas como el precio de la materia prima.

Las compañías de desmotado dan a los agricultores insumos como semillas, químicos y fertilizantes. También ofrecen asistencia técnica y un mercado, pues les compran toda la producción. Las empresas, luego, procesan el algodón y exportan el producto.

Gwilize fue contratado por la multinacional Dunavant Cotton con un acuerdo que, según él, cambió sus métodos de cultivo y su estilo de vida.

Además de los ingresos por su cosecha, Gwilize genera más por los insumos que recibe de Dunavant y distribuye a crédito entre sus colegas.

"Tengo muchas formas de ganar dinero con Dunavant, además de mi cosecha", explicó con orgullo. "Reúno a otros agricultores para cultivar algodón de forma comercial para esta compañía y les doy préstamos para los insumos. Tengo una comisión de 20 por ciento por cada reembolso total que logra la compañía", añadió.

Gwilize compró su tractor con un préstamo de Dunavant y le llevó dos años devolverlo, pese a que el reembolso fue acordado en tres. Ahora, además de cultivar sus campos, alquila el tractor a 46 dólares la hectárea arada o cosechada.

En promedio, él cultiva cinco hectáreas al día y cobra 2.000 dólares al mes por el alquiler del tractor.

"Ahora tengo un conductor de tiempo completo y cuatro empleados. Gané mucho dinero con el tractor. Ahora está afuera y yo gano por hectárea", contó.

Nigel Seabrook, director de Dunavant Zambia Limited, dijo que la compañía asiste económicamente a 175.000 agricultores y los ayuda a mecanizar su producción vendiéndoles tractores a pagar en tres años.

"Cada agricultor que se beneficia del programa puede obtener mejores cosechas y ampliarlas gracias a la mecanización. Los tractores tendrán un impacto directo sobre los agricultores y las comunidades inmediatas en las que operan a largo plazo y de forma sostenible", arguyó.

"Ofrecemos a los pequeños agricultores un servicio completo, todo lo que necesiten para obtener las mejores cosechas posibles. Nuestro programa de extensión le da a los agricultores mucha capacitación y educación, además de todos los insumos", añadió.

Dunavant está en Zambia desde hace poco más de una década trabajando con pequeños agricultores para mejorar la producción de algodón en este país.

En 2011, la compañía decidió diversificar y ampliar sus ingresos financiando otros cultivos como girasol, soja y maíz.

"Compramos maíz, girasol y soja tras financiar la producción en todos nuestros almacenes a fin de ofrecer a los agricultores un paquete integral. Realmente queremos que nuestros agricultores tengan una amplia variedad de productos para que puedan obtener lo mejor de toda su tierra", explicó Seabrook.

El investigador independiente Robert Munthali, describió estos programas de agricultores externos promovidos por el sector privado como una herramienta efectiva para reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida en áreas rurales.

"Es bien sabido que desde hace tiempo la industria algodonera de Zambia es muy importante para promover medios de vida sostenibles y el desarrollo económico de la nación", explicó Munthali.

"Con los actuales programas de agricultores externos de varias compañías desmotadoras, la situación solo podrá mejorar. Estas iniciativas deben ser alentadas para todos los cultivos si Zambia pretende reducir la pobreza rural", añadió.

El algodón forma parte integral de la economía de Zambia desde hace años. Antes de la privatización general de la industria en los años 90, este país impulsó a 140 compañías textiles y de vestimenta con más de 25.000 empleados.

Pero las importaciones generalizadas en ese rubro significaron una competencia externa excesiva, y en el proceso ahogaron a la industria local. El ministro de Agricultura y Ganadería, Emmanuel Chenda, dijo a IPS que las iniciativas privadas en la producción de arroz, como los programas de cultivadores externos, pueden tener un papel de pivote en la recuperación de la industria local.

"Ante la falta de créditos accesibles de bancos, estas facilidades externas son de gran ayuda para nuestros agricultores. Al gobierno le gustaría fomentar muchos programas como ese en el país, aun para otros cultivos es bueno", indicó Chenda.

Pero el ministro acusó a algunas compañías de desmotado de ofrecer un "trato injusto" a los agricultores con términos desiguales. También dijo que el gobierno trabajaba en medidas que garanticen un proceso de negociación más equilibrado para todas las partes involucradas.

"Deben haber buenas prácticas empresariales y juego limpio. Los acuerdos deben negociarse para que sean justos para todos los actores. La balanza no debe inclinarse hacia el proveedor de insumos", remarcó. (Ips).

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web