Imprimir

Diez millones de españoles viven en situación de pobreza

on . . Visitas: 618

eladelantado

En 1.400.000 hogares de España ningún miembro trabaja, mientras que medio millón de personas ya han agotado todos loshogar sistemas de ayuda y no tienen ningún tipo de ingreso. Además, 10 millones de personas viven en relativa pobreza y ocho millones en situación de exclusión. Estos son los datos más impactantes y preocupantes de los denunciados ayer por Cáritas en la presentación de su informe anual. «Y los efectos de la crisis no han terminado aquí», advirtió el secretario general de la organización asistencial, Sebastián Mora.

Este documento revela también que la institución diocesana atendió el año pasado a 950.000 personas que presentaron un total de 1.800.000 solicitudes de ayuda, lo que supone casi un 20 por ciento más que en 2009. Desde 2007, el aumento ha sido del 104 por ciento. De estas personas, 300.000 acudieron a Cáritas por primera vez el pasado año al pasar de una situación de vulnerabilidad a la pobreza, o al integrarse en la zona de exclusión al haber perdido el trabajo o consumido las ayudas oficiales.

Según el informe, el 74 por ciento de los casos atendidos por Cáritas son familias, muchas de ellas formadas por cónyuges jóvenes, de entre 20 y 40 años, con uno o dos hijos pequeños. En cuanto al perfil de las personas solas que acuden a las institución, la organización detectó la presencia cada vez mayor de trabajadores con formación, estudios y amplia experiencia laboral. También está creciendo, según el informe, el número de demandas por parte de parados de más de 45 años y de mujeres solas con cargas familiares y problemas para conciliar la vida familiar y laboral.

El problema, según Mora, es que, ante esta realidad, la Administración responde con un sistema de seguridad social que es «frágil, con grandes diferencias territoriales y que deja muchos huecos y situaciones sin resolver». En el informe se pone de manifiesto que, salvando las diferencias entre Comunidades, la media de tiempo para concertar una primera cita de asistencia en los servicios sociales públicos es de 26 días, y la tramitación y resolución de la ayudas se retrasa otros 65 días. «Son casi tres meses esperando una solución de la Administración para un caso de urgencia», lamentaba Mora. En Cáritas esos plazos son de una media de cuatro días para la cita inicial, y de siete para la resolver la solicitud presentada.

Ante el incremento de peticiones de ayuda, que ascendieron a 1,8 millones en 2010, la labor asistencial de la Iglesia Católica duplicó sus inversiones destinadas a ayudas económicas a personas y familias hasta los 30 millones de euros. De este dinero, el 42 por ciento se destinó el año pasado a alimentación. Por detrás se situó la vivienda, a la que se dirigió un 32 por ciento del total.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web