Imprimir

Solidaridad frente a la pobreza e injusticia

on . . Visitas: 645

levante

El Jardín del Turia se convirtió ayer durante unas horas en el bosque de Sherwood, el escenario dondesolidaridad Robin Hood se refugiaba de sus enemigos. ¿La diferencia? Los miembros de Intermon Oxfam ataviados con los gorros verdes del arquetípico héroe no querían esconderse. Su objetivo era plantear a la ciudadanía vías alternativas de financiación del gasto social y el desarrollo mediante un impuesto a las transacciones internacionales: la tasa Robin Hood.

"El 80% de las transacciones internacionales son operaciones especulativas que no generan riqueza", explicó Fernando Contreras, Director Territorial de Intermon de la Comunitat Valenciana y Murcia; "un impuesto de tan solo el 0,05% sobre esas transacciones permitiría recaudar unos 300.000 millones de euros al año".

Así, la tasa Robin Hood podría originar en España hasta 6.300 millones de euros, cantidad que se destinaría a erradicar la pobreza y la injusticia o reducir las diferencias sociales, objetivos claves para esta ONG que desde hace 17 años conmemora un día dedicado a la esperanza.

Para todos los gustos

Desde libros a productos textiles, artesanales y alimenticios pasando por una tómbola y talleres destinados a los niños, Intermon Oxfam ofrecía de esta manera a los asistentes las diferentes formas de contribuir y pasarlo bien. Como todos los años, los fondos obtenidos se dedicarán a proyectos de desarollo.

El de este, se centra en Tanzania. Allí la ONG cuenta con varios proyectos, entre otros, el de construcción de graneros próximos a las cosechas. "Sabemos que hay pobreza e injusticia" reconoció Contreras en medio de la batucada organizada por el grupo Borumbaia, uno de los grupos que actuaron a lo largo del día. "Pero podemos erradicarla. Todos juntos podemos hacer que cambie esta situación", agregó optimista.

Frente al dinero recaudado a última hora de la mañana, Esperanza Cano, encargada del puesto de los productos textiles, se mostraba optimista. "Ha ido bastante bien la mañana; ha venido mucha gente" señaló y explicó que todos los productos ofrecidos procedían de fuera de España. En el caso de las camisetas, gorros y cinturones, en su mayoría, de la India.

Por otro lado, la gente que acudió al Festival Solidario, no dudó en participar en las actividades propuestas. Así, cuando llegó la hora del flashmob "¡hasta el gorro de las injusticias!", un baile programado que dirigía una monitora desde el escenario, la multitud se concentró bajo de él para bailar.

De esta manera, música y solidaridad se mezclaban para configurar un día "para la esperanza". Un día en el que se puede ser un poco más solidario y pensar que las cosas pueden y deben cambiar.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web