Imprimir

La pobreza sería tres veces mayor que las mediciones oficiales del INDEC

on . . Visitas: 662

larazon

Se debe a que el organismo estatal calcula el valor de las canastas básicas con precios más bajos que los reales. mayor2Sostiene que la pobreza es de 9,9% y la indigencia de 2,5%, mientras que un informe privado dice que llegan hasta 29,6% y 10,9%.

Tres días después de que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) difundiera el pasado martes las cifras de indigencia y pobreza correspondientes a la segunda mitad de 2010, los datos oficiales comenzaron a ser cuestionados debido a los informes elaborados por el sector privado.

La presidenta Cristina Kirchner había anticipado el último lunes las estadísticas oficiales del INDEC, que indicaban que la pobreza y la indigencia siguieron cayendo durante el año pasado y cerraron con un nivel de 9,9% de pobres, de los cuales 2,5% serían indigentes.

Proyectando esos porcentajes, se concluye que habría 4 millones de pobres en todo el país, y de ellos, casi un millón serían indigentes.

A través de un trabajo del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), se pudo observar que esos indicadores actualmente son entre tres y cinco veces más altos que los oficiales: la pobreza rondaría entre un mínimo de 25,6% y un máximo de 29,6%, y la indigencia entre 9,3% y 10,9%.

Con estas cifras, los pobres serían entre 10 millones y 12 millones, y de ellos, entre 3,5 millones y 4,4 millones serían indigentes.

Tanto el INDEC como la UCA calculan la indigencia y la pobreza de la misma forma: comparan los ingresos de las personas y de las familias con relación a los valores de dos canastas: la alimentaria (que se toma como referencia para la indigencia) y la básica total (para la pobreza).

El problema es que difieren en calcular los ingresos de la gente y los precios de las canastas. Para esa tarea, la UCA toma como verdaderos los precios promedio informados por una serie de oficinas de estadísticas provinciales, centros académicos y consultoras privadas. Es decir, valores más altos que los que registra la estadística oficial.

Para el INDEC, a fines de 2010 una familia tipo necesitó 1.243 pesos para no caer por debajo de la línea de pobreza. Sin embargo, las mediciones alternativas estimaron el precio de la canasta básica total entre $1.791 y $1991 mensuales. Lo mismo pasó con el precio la canasta alimenticia que se usa para estimar la línea de indigencia.

Si se analiza el período entre 2006 y 2010, el informe de la UCA reconoce que hay una caída tanto de la indigencia como de la pobreza. "Ya sea que se considere las mediciones oficiales o las estimaciones realizadas con los precios del INDEC o a través de cálculos alternativos", explica.

No obstante, aclara que "esta reducción se debe fundamentalmente a las mejoras ocurridas entre 2006 y 2007", ya que, desde entonces, la inflación disolvió las mejoras que pudieron haberse dado.

De esta manera, señala que "la economía experimentó un incremento sostenido en el nivel de precios, que si bien se detuvo en parte entre 2008 y 2009, volvió a activarse a partir de este último año . Este proceso estuvo precedido de una desaceleración en el ritmo de crecimiento económico y en la generación de puestos de trabajo, aspectos que tuvieron un impacto regresivo en los indicadores de pobreza e indigencia".

El informe de la UCA concluye que "a partir de 2010 comenzaron a exhibirse signos claros de reactivación económica, lo cual significó una recuperación en la demanda de empleo y del consumo interno. Al mismo tiempo, se profundizó una política pública de ampliación en la cobertura y de los montos asignados por los programas sociales de transferencias de ingresos hacia los sectores más vulnerables. Sin embargo, durante este período también parece haber continuado activo el proceso inflacionario iniciado el año anterior".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web