Imprimir

Los olvidados: 4.000 personas sin techo sobreviven cada día en Galicia

on . . Visitas: 674


"¿Dónde dormiré mañana?", se preguntan los desterrados del mundo durante cientos de noches en blanco. En el anonimato de un albergue, entre los cartones de un cajero automático... A través de la oscuridad, llegan los peores recuerdos. Unos salieron quemados de una infancia miserable como Oliver Twist. Otros arrastran mil consecuencias del dolor, como aquel Joe Harland de Manhattan Transfer. Más de 4.000 personas sin techo sobreviven cada día en las calles gallegas: podemos verlos reunidos en plazas, pidiendo dinero en las aceras, buscando en silencio un banco para dormir. El 80% son hombres marcados a fuego por la pérdida de empleo o la ruptura de lazos familiares.

Durante la última década, se ha duplicado la presencia de transeúntes en Galicia. Según datos de Cáritas, 580.000 personas viven en nuestra comunidad con menos de 7.000 euros al año. Y unas 60.000 no pasan de los 1.000 euros anuales, se tambalean en el umbral de la pobreza extrema. Si echamos un vistazo a nuestro alrededor, encontraremos donde pasan la noche. Los más afortunados consiguen una plaza en un albergue, aunque como mucho por ocho jornadas. Los demás se reparten en bancos, choupanos o cabañitas, sacos de dormir en callejeros, colchones con mantas bajo puentes.

Un estudio realizado por el Ayuntamiento de Ferrol revela que el 23% de los sin techo llevan más de diez años durmiendo en la calle. Con entrevistas realizadas a miembros de este colectivo, el área de Benestar Social constató que más de la mitad considera su situación como temporal. Y un 44% atribuyen su abandono a la poca ayuda recibida por parte de sus familias. Según la psiquiatra María Isabel Vázquez Souza, las personas sufrimos dos o tres impactos emocionales en la vida: pérdida de los padres, ruptura de la pareja, despidos... "Pero las personas sin hogar padecen entre 7 y 9 de estos traumas o agentes causantes de estrés, que pueden agravarse con la aparición de una enfermedad mental", indica esta especialista.

Para luchar por la integración de este colectivo, el Ayuntamiento de Ferrol ejecuta su Programa de Atención ás Persoas sen Fogar con obradoiros formativos, sociales y de salud. La socióloga Rosa Rivera muestra los trabajos del taller de pintura. Manuel se marchó de Barcelona tras la quiebra de su bar y de su matrimonio: lo cuenta en un mural rosado. Pablo tiene cataratas y con trazos negros pinta a Moisés. En las tablas de los Diez Mandamientos, escribe todo lo que le gustaría comer: choquitos, zorza, calamares.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web