Imprimir

Dos camas más para 'sin techo'

on . . Visitas: 813


Reinauguran el albergue Lagun Artean de Deusto para indigentes después de una reforma que obligó a cerrarlo dos meses

A. DE LAS HERAS BILBAO.

Foussieny Tounkara, un joven natural de Mali de 27 años, es uno de los usuarios habituales de Lagun Artean, el centro para personas sin hogar de Deusto que acaba de ser remodelado. El chico, que llegó a Bilbao hace unos ocho meses, se vio obligado a dormir debajo del puente de Euskalduna. Ayer se mostraba encantado de haber sido acogido en el albergue, especialmente en días como los que acaba de padecer Vizcaya, con nieve, hielo, lluvia y viento, cuando pasar la noche al raso se convierte en un calvario. «Ahora estoy mucho mejor», explicaba el chico con una gran sonrisa en la cara en un rudimentario castellano.

Lagun Artean dio cobijo en 2009 a 515 personas sin techo, de las cuales 415 eran nuevas en el centro. El albergue mantiene a diario una ocupación del 100% y la media de estancia es de 22 días, aunque algunos usuarios permanecen durante largas temporadas.

Más de la mitad de los huéspedes -el 56%- procede del Magreb, un 20% del resto de África y un 14% de otros puntos de España, según los datos facilitados ayer por la responsable de Lagun Artean, Amaia Porres, durante la reinauguración del local después de unas obras que han obligado a mantenerlo cerrado durante dos meses. «Al principio pensábamos hacer algunos pequeños arreglos, pero como ocurre siempre en estos casos, al final acabamos metiéndonos en una gran obra y rompimos todo el local para hacerlo nuevo», confesaba Porres en su discurso de inauguración.

Al acto acudieron representantes de los servicios sociales del Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación vizcaína, además de miembros de ONG de apoyo a excluidos sociales como Cáritas, Agiantza o Sortarazi, además de usuarios del centro, jóvenes que han pasado a vivir en pisos y otros que reciben clases o asisten a cursos de capacitación profesional.

Para evitar «dejar en la calle a 32 personas» en los dos meses que duraron las obras, el Ayuntamiento de Bilbao les cedió las instalaciones del albergue invernal de Mazarredo, que permanece cerrado entre abril y noviembre.

Clases de castellano

Tras la reforma, el local ha ganado dos camas más para ofrecer a quienes no tienen un techo bajo el que cobijarse; también cuenta con otra ducha individual más, se han remodelado los baños, ampliado la lavandería y se ha instalado aire acondicionado. Además, las salas que antes se dedicaban a oficinas se han trasladado a otra planta y reconvertido en aulas para castellano, un servicio cuya demanda «ha crecido enormemente en los últimos años», según explicó ayer Amaia Porres. A estas clases pueden acudir también personas que duermen en la calle.

Lagun Artean no sólo es un albergue nocturno con un número limitado de plazas. Cada día, de dos a cuatro de la tarde abre sus puertas para que personas sin recursos puedan tomar un café caliente con galletas -para algunos puede ser su única comida del día-, ducharse, lavar su ropa, o simplemente descansar durante un rato. Este servicio atiende a diario a entre 60 y 80 indigentes.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web