Imprimir

Los centros de transeúntes, colapsados

on . . Visitas: 1093


Los grupos de Cáritas Parroquiales en la provincia de Alicante también han hecho acopio de mantas y de ropa de abrigo La bajada brusca de temperaturas dispara la demanda de alojamiento de las personas 'sin techo'

E. BROTONS ALICANTE.

Los centros destinados a personas sin hogar en la provincia llevan semanas con el cartel de 'al completo'. La bajada de temperaturas ha disparado la demanda y en algunos albergues han tenido que habilitar camas provisionales para poder hacer frente al aumento de peticiones de transeúntes que han llamado a las puertas de estos albergues intentado resguardarse del temporal. Así ha ocurrido en los centros gestionados por Cáritas, una organización que ha visto incrementada la demanda de mantas, de sacos de dormir y de ropa de abrigo no sólo por parte del colectivo de los 'sin techo' sino también de familias que viven en pisos sin condiciones.

Mientras, en los servicios sociales de los ayuntamientos también se han tenido que activar los dispositivos de emergencias. Un ejemplo es Alicante, ciudad que cuenta con un servicio especial y que desde que la Concejalía de Acción Social lo puso en marcha está atendiendo a una media de 30 personas cada día que carecen de recursos para afrontar las condiciones climatológicas adversas.

«Este fin de semana hemos tenido que habilitar camas en espacios que tenemos libres para que nadie se quede en la calle. Todas las plazas estaban ocupadas», explicaba ayer Javier Ruvira, coordinador del Centro de Acogida de Elche.

Con un total de 30 camas, este es el centro con más recursos gestionado por Cáritas en la provincia. Aunque hay establecido un máximo de tres noches por persona para permitir la rotación, esta premisa no se cumple a rajatabla para evitar que nadie se quede sin una ducha, una comida caliente y una cama donde dormir. «Si una persona tiene que estar cuatro o cinco días hasta que remita el temporal evidentemente no se le va a echar a la calle», insistió.

Esta alta ocupación también se está viviendo en otros centros de la ONG distribuidos en la provincia como el de Orihuela, que dispone de una decena de plazas, o un pequeño albergue en Petrer, con unas cuatro o cinco camas. «Todos están llenos», aseguraban. Y es que desde unas semanas antes de Navidades -cuando se registró la primera bajada brusca de temperaturas-, las organizaciones de Cáritas Parroquiales en la provincia han distribuido cientos de mantas y de ropa de abrigo.

Pese a que ayer el temporal comenzó a remitir, los dispositivos de emergencia para hacer frente a la ola de frío seguían en alerta, y el servicio de preemergencia de Acción Social de Alicante se prolongará hoy ante el importante volumen de peticiones que están recibiendo. En la última semana de diciembre, este servicio especial atendió una media de 25 a 30 casos cada uno de los seis días que estuvo operativo. El pasado viernes volvió a ponerse en marcha.

En colaboración con los efectivos de la organización Cruz Roja, los usuarios que acuden al Centro de Acogida e Inserción de Personas sin Hogar (CAI) situado en la calle Doctor Jiménez Díaz -este centro dispone de un total de 72 plazas- reciben un kit de emergencia que incluye aislamiento térmico, saco de dormir, manta y productos de higiene personal, además de alimentos calientes.

 

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web