Imprimir

Diagnósticos que te dejan helado

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 415

farodevigo

La plantilla del centro de salud de Lavadores combate desde hace 6 años contra algo más que las 16-01-2013ja3enfermedades de sus pacientes. Y es que las constantes averías en la calefacción del recinto han convertido al frío en su peor enemigo a la hora de trabajar. En esta tesitura, chaquetones, guantes y bufandas forman parte de la indumentaria laboral de la treintena de médicos, enfermeras y personal administrativo que allí desempeñan su labor, haciendo de los radiadores eléctricos un material tan básico e imprescindible como los fonendoscopios.

"El actual sistema de climatización está inoperativo constantemente, convirtiendo el centro en una nevera en invierno y un horno en verano", denuncian. La nueva avería les sorprendió ayer, a golpe de lunes y tras un fin de semana sin actividad y en el que se registraron las temperaturas más bajas de los últimos meses. "Esto es horrible, con las estufas encendidas no se superan ni los 14 grados. En todo lo que llevamos de invierno la calefacción funcionó algún día puntual, vienen a arreglarla y a las pocas horas ya no va, y en esta situación llevamos 6 años, cuando todos sabemos que hay que sustituirla por completo. No pueden decir que no se cambia porque hay crisis, ya que en su momento tampoco se abordó el problema", denuncia Francisca Domínguez, enfermera del centro de salud que ayer no se quitó los guantes ni para teclear en el ordenador.

Al problema en el sistema de calefacción se añade una deficiente instalación eléctrica que, garantizan, no se mejoró desde que se construyó el recinto, hace más de 20 años. "Cuando se pusieron los ordenadores, hace cuatro años, no la cambiaron, así que ahora las sobrecargas son habituales", lamentan los trabajadores, quienes aseguran "abrasar" a mails de quejas a la Dirección de Atención Primaria en Rosalía de Castro. "Ellos ven el correo electrónico, envían a un técnico que actúa y al día siguiente estamos en las mismas", reiteran.

Ante este problema, que se repite desde hace ya 6 inviernos, los radiadores eléctricos se han convertido en los principales aliados de la plantilla. "Tenemos cinco y algunas enfermeras se han traído el suyo de casa porque resultan insuficientes. Vamos rotándolos entre las consultas, y en zonas donde se hacen pruebas en las que la gente se tiene que desvestir los ponemos a tope todo el rato, y aún así hace frío", comenta Francisca, quien explica que en Lavadores, además, "hace menos temperatura que en el centro de la ciudad".

Mientras los trabajadores sobrellevan como pueden el frío, reconocen que los pacientes -alrededor de 15.000- asumen el problema estoicamente. "Ellos se quejan por otras cosas, pero no por esto", comentan.

El sótano, una excepción

Dentro del propio centro de salud se da una situación paradójica: mientras en la planta de atención primaria y salud mental el frío campa a sus anchas, en el sótano, destinado a la rehabilitación, la temperatura no puede ser más agradable. "Cuando adaptaron el sótano sí cambiaron todo el sistema eléctrico y de calefacción, así que ellos no tienen ningún problema", explica Francisca Domínguez.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web