Imprimir

Por una fiestas saludables: Navidad con corazón… y cabeza

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 429

20minutos

En determinadas fechas del año el organismo puede modificar sus condicionantes de 21-12-2012ja1adaptación a los estímulos externos y aumentar el nivel de estrés psicológico o social. Es lo que pasa en las Navidades. Los compromisos sociales, las prisas y las compras de última hora pueden convertir estas fiestas en una verdadera carrera de obstáculos para el corazón.

La Navidad trae condicionantes psicológicos, emotivos y familiaresLa Navidad es "un buen ejemplo por las modificaciones del estilo de vida y por los condicionantes psicológicos, emotivos y familiares", asegura José Antonio García Donaire, doctor en Medicina y experto en riesgo cardiovascular del Hospital USP San Camilo de Madrid.

El corazón es el responsable de buena parte de las visitas a los servicios de urgencias durante estas fiestas. De hecho, en el transcurso de las Navidades se produce un incremento del número de muertes asociadas a problemas cardiacos.

La idea es vivir la Navidad sin sustos ni contratiempos. Para reducir el estrés, la Fundación Española del Corazón recomienda:

Mantener las rutinas nutricionales y de ejercicio físico.
No modificar en exceso los hábitos y el estilo de vida.
Dormir las horas necesarias.
Evitar las discusiones familiares.
Compartir las responsabilidades.

Los dichosos excesos navideños

Los excesos con la alimentación y el alcohol también afectan de manera negativa a la salud cardiaca. En estos días tan señalados, es habitual que las verduras, las frutas y las legumbres sean sustituidas por dulces y alimentos ricos en sal y en grasas, lo que va en detrimento de la salud cardiovascular.

Es necesario prevenir los cambios en la nutriciónGarcía Donaire considera "necesario" prevenir los cambios en la nutrición y la posible inclusión de alimentos que habitualmente mantenemos retirados de la dieta por ser hipercalóricos, como los embutidos, los dulces o algunos frutos secos.

El facultativo asegura que la clave está en seleccionar los alimentos de una manera proporcionada, tanto en cantidad como en calidad, igual que durante el resto del año:

Hay que aumentar las proteínas con pescado azul, carnes blancas o algún marisco.
Tomar algún hidrato de carbono como legumbres o verduras.
No pasarse con las cantidades para lograr una digestión adecuada.

Además, las personas con diabetes, hipertensión o hipercolesterolemia deben ser especialmente cuidadosas con las transgresiones dietéticas, con el consumo de alcohol y, sobre todo, no deben olvidar su medicación.
Y el frío invierno

El frío también puede perjudicar al corazón. Hay que abrigarse bien y evitar los cambios bruscos de temperatura. En este sentido, el doctor subraya que el frío puede provocar "vasoconstricción y broncoconstricción", es decir, una reducción del calibre de los vasos sanguíneos y de los bronquios.

Asimismo, las enfermedades respiratorias "pueden inducir un menor intercambio de oxígeno y, en pacientes con patologías cardiovasculares, empeorar su situación funcional", advierte.

Además de controlar la alimentación, combatir el estrés y protegerse del frío, practicar ejercicio físico es una extraordinaria medida para cuidar el corazón. De este modo, la Fundación Española del Corazón recomienda anteponer los regalos sanos a aquellos que puedan incentivar el sedentarismo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web