Imprimir

Un virus del sida alterado genéticamente logra curar la leucemia de una niña

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 324

lavanguardia

El Hospital Infantil de Filadelfia ha logrado parar los efectos de la leucemia en una paciente de 12-12-2012ja2seis años mediente la aplicación de una terapia experimental basada en el virus del VIH modificado genéticamente para que combata las células cancerosas.

Emma Whitehead la afortunada niña americana de siete años que ha logrado vencer este cáncer con una terrible tasa de mortalidad, no lo pasó nada bien hasta que llegó la cura, de hecho, los médicos del centro hospitalario habían perdido toda esperanza debido al fracaso de los tratamientos previos, incluida la quimioterapia. Emma padecía una leucemia linfoblástica aguda, una patología en la que las células B, que forman parte del sistema inmunitario, enloquecen, volviéndose tumorales, es la primera niña que recibe este tipo de terapia.

El pasado febrero, según informa The New York Times, el equipo que la trataba optó por aplicarle un tratamiento que había sido usado anteriormente en una docena de casos con resultados muy contradictorios aunque ella era la primera menor en recibirlo. La desesperación de los padres ante un final irremediable permitió plantear el tratamiento como último recurso.

Se tratataba de inocularle virus del VIH modificados genéticamente para que atacasen de forma selectiva las células cancerosas previa reprogramación de su sistema inmunológico. En la práctica, los médicos inyectaron en Emma millones de células T (glóbulos blancos) y le insertaron genes capaces de matar las células responsables de su leucemia.

Las primeras horas del tratamiento fueron críticas para la paciente que estuvo al borde de la muerte con fuertes temblores y una fiebre descontrolada. Es lo que los oncólogos llaman sacudir y cocer (shake and bake en inglés), y es lo que casi mata a Emma. Como consecuencia, se pueden anegar los pulmones y causar peligrosas caídas de tensión.

Emma sobrevivió pero seguía enferma y a las 11 horas los médicos dieron con la forma de parar la fiebre y el peligro de colapso. Los niveles en sangre de su interleukina-6, una glucoproteína, se habían disparado, pero el doctor que dirigía al equipo médico, Carl June, dio con la solución: le administró el mismo fármaco que usaba su hija para tratar su artritis reumatoide. Tras una semana de convalecencia, Emma recuperó del todo la consciencia justo para celebrar el pasado 2 de mayo los 7 años.

No todos los pacientes han reaccionado de igual manera a este tratamiento. De los 12 sometidos a él en el hospital, algunos no reaccionaron a él, en otros caso sí pero la enfermedad volvió al cabo de un mes.

Los resultados del éxito en Emma fueron presentados por June en un congreso médico y los laboratorios han reaccionado satisfactoriamente a esta línea de investigación. De hecho, la multinacional Novartis ya ha anunciado que invertirá 20 millones de dólares (15,3 millones de euros) para la construcción de un centro de investigación en el campus de la universidad para llevar el tratamiento a los mercados.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web