Imprimir

¿Cómo se cuida a los cardiópatas al final de la enfermedad?

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 213

elmundo

Los problemas cardiacos son la principal causa de muerte de los españoles y, más concretamente, 27-11-2012ja2la insuficiencia cardiaca es una de las enfermedades más frecuentes a las que se enfrentan los médicos. Siendo más específicos, se calcula que unas 80.000 personas ingresan anualmente en los hospitales por esta causa, la primera para los mayores de 65 años, para los cuales la insuficiencia cardiaca también significa la primera causa de muerte.

Y un dato más. Los especialistas contabilizan su supervivencia entre un 40% a un 50% a los cinco años de su diagnóstico, un dato que no es mucho mejor que el de algunos tipos de cáncer. Si las cifras le parecen importantes, no hay que olvidarse de que todas ellas tienen nombres, caras y padecen importantes cuadros sintomáticos cuando la enfermedad se convierte en irreversible.

Sin embargo, "y de manera sorprendente", sólo una minoría de los pacientes terminales cardiológicos tendrán la suerte de recibir cuidados paliativos, según explica a ELMUNDO.es el doctor Manuel Martínez-Sellés, presidente de la Sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología. Unos cuidados que se basan en atenciones y tratamientos, tanto médicos como farmacológicos, que se dan a los enfermos en fase avanzada o terminal y que tratan de mejorar lo máximo posible la calidad de sus vidas. Aún así, muchos especialistas consideran que los cardiópatas que necesitan de estos cuidados están 'infratratados'.
Trabajo en equipo

Actualmente, en España son un total de 200.000 personas las que reciben cuidados paliativos y entre un 4% a un 8% de ellos, normalmente pacientes de edad avanzada, requieren de un tratamiento relacionado con alguna cardiopatía, normalmente, la insuficiencia cardiaca.

"El mayor problema es que hay cerca de 430 unidades de cuidados paliativos en toda España, muy pocas para lo que se tendría que cubrir, ya que se precisarían más de 700 para dar una atención adecuada a todos los que lo necesitan", explica a ELMUNDO.es Álvaro Gándara del Castillo, presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos.

Con las cifras en la mano, cabe preguntar qué es lo que falla en las últimas atenciones a los cardiópatas, a lo que el doctor Gándara explica: "Los profesionales de paliativos comenzaron en buena medida por la demanda que existía por parte de los pacientes oncológicos. Es curioso cuando observamos que algunos de los síntomas tanto de los pacientes con cáncer como de los que sufren insuficiencia cardiaca son muy parecidos, pero existe una mayor y mejor derivación de las unidades de Oncología que de los de Cardiología", indica.

El doctor Martínez-Sellés apunta por su parte a que, además de un mayor número de estas unidades y de profesionales, se necesita especialistas en cardiopatías y la existencia de un contacto más estrecho entre cardiólogos y paliativos. "La gran mayoría de los profesionales de cuidados paliativos están especializados en oncología, pero es necesario que haya una mayor formación por parte de estos profesionales en cardiopatías, ya que cuentan con sus características propias y muchas veces el cardiólogo no encuentra en el paliativo la formación que busca. Pero también es trabajo de los cardiólogos, que tienen que saber cómo actuar en los últimos momentos de la vida del paciente y centrarse más en el tratamiento sintomático", afirma.

Así, este especialista señala como solución "un flujo bidireccional de información y cooperación, donde una vez que se detecte una cardiopatía grave el profesional de paliativos esté informado y siga al paciente. Si el enfermo consigue una atención multidisciplinar, con cardiólogo, paliativo y también médico de familia para hacer frente a las dudas, estaremos dando una atención óptima", indica.

En la misma opinión se posiciona el doctor Gándara, que cree que con esta medida "se optimizaría el tratamiento y la atención". Precisamente, respecto al mejor abordaje del tratamiento, este especialista comenta que "a estas alturas de la enfermedad, cuando a estos pacientes le quedan alrededor de un año de vida, hay que saber identificar las necesidades paliativas lo antes posible. Por ello, es necesario priorizar el tratamiento sintomático, que alivia el dolor, frente al tratamiento curativo, que es quizá en el que más se centran los cardiólogos" indica, para añadir la necesidad de "evitar a estos pacientes que sean sometidos a tratamientos fútiles y pruebas diagnósticas no necesarias, que acaban empeorando su calidad de vida".

Otro punto que ambos especialistas también remarcan es el de los familiares. "Es importante contar con ellos y saber tratarlos, pero sin que se conviertan en la principal fuente de información del enfermo, que tiene que tener una información precisa y directa de su médico sobre cuál es su estado", puntualiza Martínez-Sellés. "Todo ello ayudará a que familiares y pacientes entiendan los tratamientos a los que se les somete".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web