Imprimir

Los veterinarios denuncian una caída del 75% en la campaña de saneamiento

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 239

diariodeleon

El presidente del Sindicato de Veterinarios de León (Sivele), Manuel Martínez, denunció ayer el recorte presupuestario del11-11-2012mer2 75% en la campaña de saneamiento ganadero. En palabras de Martínez, se trata de una "brusca" y "bestial disminución" de la cuantía económica que la Junta destina para mantener y mejorar el estatus de las campañas ganaderas; en concreto, respecto a las campañas de saneamiento las cifras hablan por sí solas ya que se ha pasado de una inversión de 15 millones en el 2009 a los poco más de 3,5 millones con los que se contará en 2013, lo que se traduce en una rebaja del 75%.

Los veterinarios critican que esta financiación no es suficiente para llevar a cabo los chequeos de las cabezas de ganado ni para indemnizar a los ganaderos por las reses muertas. El presidente de Sivele también manifestó que "es escandaloso el presupuesto para el sostenimiento de otros programas" donde el recorte también ha sido del -70%.

Por otro lado, los veterinarios exigen a la Junta que se ponga en marcha una unidad de fauna salvaje en cada provincia integrada por cuatro profesionales para impulsar programas de salud animal integral y de vigilancia sanitaria.
En este sentido, los profesionales veterinarios, que ayer se reunieron en San Marcos en las XVIII Jornadas de Trabajo del Sindicato Veterinario de León, valoraron la reciente muerte de la osezna Jimena durante su traslado a León cuya necropsia concluyó que murió por "miopatía de estrés". Martínez negó que la osezna falleciera por algún tipo de negligencia pero sí ligan su muerte a la escasez de servicios veterinarios en la estructura orgánica y permanente de la Consejería de Medio Ambiente.

Los veterinarios reclaman más profesionales y técnicos sanitarios para estos programas sanitarios, también a los que afecten a la fauna silvestre, así como una organización estructural de los centros de recuperación animal. Martínez concluyó que el oso pardo es un animal acostumbrado a una vida silvestre que "cuando se ve aprisionado, el estrés que sufre es muy grande y la agitación nerviosa y muscular hace que se genere esta miopatía por estrés y cautividad que, a veces, es imposible de salvar".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web