Imprimir

Qué hacer ante un parto inminente

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 270

elmundo

No es lo habitual, pero, de vez en cuando -como ha ocurrido esta noche en Madrid-, un bebé27-10-2012ja1 tiene mucha prisa por nacer y a su madre no le da tiempo a llegar al hospital. En este caso, el pequeño ha venido al mundo en una ambulancia, con la intervención de profesionales sanitarios, pero, en otras ocasiones, la madre se encuentra con la única ayuda de unas manos inexpertas.

Si se ve en la tesitura de tener que atender un alumbramiento inesperado, olvídese de las películas y no se ponga a calentar agua ni a buscar toallas. En primer lugar, llame al 112 y siga sus instrucciones intentando conservar la calma.

"Lo normal", apunta Raquel Castro, supervisora de matronas del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, "es que este tipo de partos sea sencillo", así que lo único que hay que hacer es dejar que el nacimiento evolucione de forma espontánea.

"No hay que tirar del bebé hacia afuera", advierte Gema García Gálvez, ginecóloga del Hospital Universitario Quirón de Madrid, quien lo único que recomienda es "colocar la palma de la mano bien abierta entre el final de la vulva y el ano para evitar desgarros".

Una vez que ha salido la cabeza "hay que fijarse si tiene una vuelta de cordón umbilical", señala Castro. En tal caso, hay que retirarlo "como si fuera un collar utilizando el dedo índice".

Según esta especialista, en contadas ocasiones el cordón está tan apretado que no puede retirarse. Si es así, hay que cortarlo, pero antes de eso hay que hacerle un par de nudos -con un hilo o el cordón de los zapatos, por ejemplo- a los extremos que se vayan a separar, porque se trata de liberar al bebé lo más pronto posible pero sin riesgos. "Pero es muy, muy poco común que esto ocurra", indica la matrona.

Generalmente, el bebé comienza a girar por su cuenta para que los hombros puedan salir al exterior. Hay que dejarle unos instantes para que lo consiga y "sólo si se ve que se ha quedado atascado hay que realizar una pequeña maniobra que consiste en coger la cabeza con una mano en cada carrillo, como si fuera una pinza y empujar hacia abajo, con lo que conseguiremos que salga", explica García Gálvez.
Sin azotes

Al contrario de lo que hemos visto en el cine, tampoco es necesario propinarle un par de azotes al recién nacido para que llore. "Hay que ver que esté despierto y reaccione, pero si no es así, con un poco de masaje o de pellizos suaves en la espalda es suficiente", indica Castro.

Lo fundamental, continúa, es colocar enseguida al bebé en contacto piel con piel con el pecho de su madre y protegerle del frío. "Si no hay mantas para taparles, hay que utilizar la misma ropa de la madre, colocar al pequeño dentro, pero es importante que esté caliente y en contacto directo", subraya la matrona.

En principio, no hay que cortar el cordón umbilical. "Es mejor esperar ya a la atención sanitaria. Sólo si esta tarde mucho o se ve que el niño se está poniendo un poco amoratoado hay que hacer un nudo", aclara García Gálvez. Lo mismo ocurre con la placenta. Para evitar hemorragias no hay que tirar de ella ni intentar sacarla. "No hay ninguna prisa y se puede esperar a la asistencia médica", apuntan.

Ambas especialistas coinciden en señalar que este tipo de partos inesperados son muy poco comunes; casi extraordinarios. "En el Hospital Clínico de Madrid suponen uno o dos casos de los 2.000 que se hacen al año", indica Castro. Según explica, en las pocas veces que esto ocurre, suele tratarse de mujeres que ya han dado a luz previamente -multíparas- o presentan un parto prematuro.

"En la inmensa mayoría de casos, da tiempo de sobra a llegar al hospital", comenta esta especialista, quien tiene un mensaje tranquilizador para las primerizas. "Son casos muy raros. Y más aún si se trata del primer hijo, así que no hay que temerlos".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web