Imprimir

Crean una herramienta para distraer al paciente de situaciones dolorosas

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 210

abc

31-08-2012jeLa distracción con realidad virtual interactiva reporta una menor intensidad del dolor en los pacientes que deben someterse a intervenciones como tratamientos dentales o cirugías menores, según revela un estudio de la Universidad de Barcelona. Así lo ha indicado hoy el psicólogo Unai Díaz, quien ha participado en el desarrollo de «Isla Calma», un software que permite a través de unas gafas en 3D que el paciente se sumerja en un escenario «relajante» e interactúe con él.

Este software tiene ventajas tanto para el paciente como para el profesional

Su objetivo es distraer el miedo al dolor de los pacientes, un factor que, según varias investigaciones, aumenta la sensibilidad al mismo. «La percepción del dolor tiene un importante componente psicológico en el que la atención juega un papel clave», ha señalado el experto. Díaz ha explicado que está comprobado que cuando la atención del paciente «está concentrada en el entorno de realidad virtual, el umbral a partir del cual se siente el dolor se eleva».

Según exponen en su página web, las ventajas son tanto para el paciente como para el profesional. Es un software dirigido a todas las edades cuyo reto es que el paciente recoja todas las piedras del escenario virtual a través de unas gafas 3D de tamaño pequeño y un mando para mover su personaje. Este paseo virtual dura unas tres horas y se puede interrumpir y reanudar en cualquier momento. Su colocación es muy sencilla, al igual que su utilización y forma parte de un material ligero que puede desplazarse de una sala de consulta a otra sin dificultad.

Técnica de la distracción

En el paciente, se reduce la sensación de agobio por entretenimiento, aumenta su implicación y motivación respecto al tratamiento, sabe en todo momento lo que tiene que hacer (no necesita interactuar con el profesional) y ayuda a que la persona esté más relajada, aislándose completamente.

Por su parte, no es necesario que los profesionales inviertan tiempo en la atención a los pacientes que tienen miedo a los tratamientos o intervenciones y no impide el correcto desarrollo del procedimiento.

La herramienta, resultado de diez años de investigación, tiene su principal aplicación en consultas dentales, en unidades del dolor y tratamientos crónicos y en centros que realizan procedimientos molestos o dolorosos, como biopsias y diálisis. El programa, de unas tres horas de duración, permite que el paciente sepa en todo momento qué debe hacer sin necesidad de interactuar con el profesional sanitario, quien puede realizar su labor sin interferencias.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web