Imprimir

Un análisis de sangre para detectar el síndrome de Down

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 256

elcorreo

22-08-2012jeUno de los momentos más delicados, y que más dudas genera en los padres durante un embarazo, se produce con la amniocentesis, una prueba voluntaria para saber si el feto tiene alguna alteración genética, principalmente síndrome de Down. La técnica entraña riesgos para el feto y puede provocar un aborto. Por eso solo es preceptiva en casos con antecedentes. Sin embargo, una empresa alemana, LifeCodexx, ha empezado a comercializar esta semana una nueva técnica no invasiva -un análisis de sangre- que permite detectar estos problemas minimizando casi a cero el peligro para el embrión. Un avance técnico que cuenta con el rechazo de la Federación Internacional de Síndrome de Down por considerar que este test facilita la "eugenesia" y, por tanto, no protege el derecho a la vida de estas personas.

Las mujeres embarazadas de Alemania, Austria, Liechtenstein y Suiza pueden saber desde esta semana con un análisis de sangre si su hijo tiene síndrome de Down o no. La nueva prueba denominada PraenaTest se realiza a mujeres con doce o más semanas de gestación. El test analiza la trisomía 21, es decir, la presencia de tres cromosomas en lugar de dos en el par 21, la causa del síndrome de Down. De esta forma se minimiza el riesgo de la amniocentesis, la prueba más común y certera hasta ahora consistente en extraer un poco del líquido amniótico que rodea al feto. El problema es que, en España, hasta un 1% de los pacientes que se someten a la prueba termina en aborto. Esta es una de las razones por la que la compañía LifeCodexx defiende su prueba: "Esta técnica puede salvar la vida de hasta 700 niños solo en Alemania, que son los abortos al año por complicaciones tras análisis invasivos".

Sin embargo, no todo son parabienes. Desde la asociación Down España recuerdan que esta nueva prueba, a la que podrán someterse todas las mujeres embarazadas y no solo aquellas con más riesgo de que su feto tenga problemas, no es infalible. De hecho los resultados solo son válidos al analizar la trisomía 21, pero no detecta otras alteraciones genéticas menos frecuentes que también pueden producir esta anomalía. Por eso insisten en advertir de que se informe a los pacientes detalladamente de que un resultado negativo no puede descartar totalmente un síndrome.

Problemas legales

Aunque está técnica lleva implantada en EE UU desde hace unos meses, ha sido en Alemania donde la polémica ha sido más fuerte hasta desatar una batalla legal. De hecho, el delegado para los discapacitados del gobierno federal, Hubert Hyppe, denunció la "incompatibilidad" del test con el marco normativo actual del país germano. Sin embargo, el estado federado de Baden-Württemberg, sede de la empresa, dio su visto bueno a la comercialización. El test, de momento, no llegará a España, aunque es cuestión de tiempo que lo haga. Por eso las asociaciones de discapacitados se preparan para obligar a la empresa a cumplir con una serie de recomendaciones basadas en una detallada política de información. "Llevamos años solicitando que los padres a lo que se anuncia que su hijo tendrá síndrome de Down reciban una información completa. Que conozca experiencias de otros padres. Para evitar que su opinión se base sobre prejuicios", explica Agustín Matía, gerente de la asociación Down España. Y es que les preocupa que los padres tomen la decisión de abortar por falta de conocimiento.

"Nos preocupa el uso eugenésico que tiene el nuevo método. Además de la falta de información". Y es que desde la asociación Down España no se oponen a PraenaTest como avance desde un punto de avance del diagnóstico. De hecho, no consideran que el número de abortos vaya a aumentar significativamente. Primero porque ya es un porcentaje elevado para estos casos. Y es que la interrupción voluntaria del embarazo tras un resultado positivo en la amniocentesis alcanza el 95%. Y en segundo lugar por el coste de la prueba. "No creemos que vaya a ser cubierta por la sanidad pública y nos consta que es una técnica cara", explica Matía.

"Tenemos que partir de la premisa de que todas las personas, incluidas las discapacitadas, tienen plena dignidad y por tanto, no podemos negarles el derecho a la vida. Y eso es algo que el nuevo test no cambiará", concluye Matía. De momento, la Federación Internacional de Síndrome de Down solicitó al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que reconozca la "condición humana y proteger el derecho a la vida de las personas con discapacidad" y contra el peligro de eugenesia que a su juicio conllevan estas pruebas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web