Imprimir

Dormir mal confunde al sistema inmune humano y activa las defensas: expertos

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 398

cronica

Las alteraciones en el sueño tienen un efecto "espejo" sobre el sistema de defensas del cuerpo01-07-2012ja2 humano y provocan una mayor producción de un tipo de glóbulos blancos llamados granulocitos, según los resultados de un estudio piloto realizado por científicos del Centro Médico Universitario de Rotterdam, Holanda, junto con colegas de la Universidad Surrey, en Gran Bretaña.

Este estudio incluyó únicamente a 15 adultos jóvenes, saludables, sin desórdenes anteriores del sueño y a quienes se pidió no consumir alcohol ni cafeína y otros estimulantes durante el experimento.

Los estudiosos hallaron que entre aquellos jóvenes a los que se cambiaron horarios y día de sueño, como si se tratara de personas que cambian turnos de trabajo, se les detectó un incremento en la producción de glóbulos blancos en la sangre, poco después de las primeras 24 horas de vigilia. Además se midieron otros cambios bioquímicos en la sangre que indican que el sistema de defensas se pone en marcha cuando el sujeto no ha dormido lo suficiente.

Aunque en principio se pudiera pensar que no está mal que el sistema de defensas se refuerce, hay muchas enfermedades que se aceleran cuando el sistema inmunológico incrementa su actividad, por ejemplo las enfermedades auto inmunes como esclerosis, lupus o artritis. Además, la falta de sueño ha sido identificada como un factor detonador de hipertensión y diabetes.

"La privación severa del sueño sacude al sistema inmune y lo pone en acción, reflejando el mismo tipo de respuesta biológica que se presenta en situaciones de alto estrés", indica la introducción a este artículo europeo, difundido este sábado por la Academia Americana de Medicina del Sueño.

Esta es apenas una investigación piloto porque el número de pacientes no llega a las dos decenas, pero los científicos se plantearon una meta muy específica que lograron alcanzar: medir si cambia el conteo de glóbulos blancos cuando varían los horarios y ciclos del sueño. Esto se observó específicamente en el grupo de los llamados granulocitos que son micrófagos (es decir que devoran cuerpos invasores que no reconocen), pero también son productores de bioquímicos relacionados con situaciones de estrés como los vasodilatadores (para abrir las arterias y facilitar el paso de sangre) y anticoagulantes (para evitar la formación de coágulos y trombos).

"Se puede decir que la alteración en las horas de sueño desorganizan al sistema inmune y provocan que se pierda el ritmo de producción de glóbulos blancos. No sólo cambian los horarios de producción de estas células de la sangre sino que se eleva el conteo total de glóbulos blancos, después de 24 horas de vigilia", detalla el reporte de la investigación, firmado por la investigadora Katrin Ackerman, de la Universidad de Surrey.

"Las investigaciones futuras podrían profundizar en esta pregunta y explicar cuáles son los mecanismos moleculares con los cuales se informa al cuerpo humano que se está presentando una alteración en el sueño y cómo se envía la orden para producir células y bioquímicos relacionados con una situación de estrés", indicó la doctora Ackerman.

"Esta investigación también tiene otra línea de investigación que es saber cuáles son los efectos de largo plazo en el sistema inmune de una persona que frecuentemente cambia de turnos de trabajo y horarios de sueño", apunta el estudio.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web