Imprimir

El dolor en el pecho es una falsa alarma dos de cada tres veces

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 327

elmundo

Una de cada tres personas que acuden a un centro de urgencia con dolor en el pecho tiene28-06-2012ja1 una patología coronaria. En los otros dos casos se trata de una falsa alarma y el origen puede estar en el esófago, el pulmón o incluso la musculatura. Sin embargo, algunos de estos pacientes han sido sometidos a una prueba invasiva innecesaria, como un cateterismo, no exenta de riesgos.

Son datos que se desprenden del estudio Evinci (EValuation on INtegrated Cardiac Imaging), un proyecto europeo multicéntrico presentado hoy en el Hospital Ramón y Cajal, y diseñado por la Sociedad Europea de Cardiología en el que han participado 9 países europeos y 17 centros, tres de ellos españoles: el Hospital Vall d'Hebrón, el Hospital Clínico San Carlos y el Hospital Universitario Ramón y Cajal.

Dos conclusiones principales se derivan de este estudio que acaba de concluir. La primera, que la prevalencia de la enfermedad coronaria en personas que presentan dolor en el pecho está

La prevalencia de enfermedad coronaria en pacientes con dolor está sobreestimada

sobreestimada. Se consideraba que era del 60%, pero este estudio prospectivo muestra que es más baja de lo esperado y está entre el 25 y 40%, como señalaba Danilo Neglia, director del estudio Evinci y de la Unidad PET-TAC del Instituto de Fisiología Clínica de Pisa, Italia.

Esto no significa que la enfermedad cardiovascular sea menos prevalente. De hecho, a pesar de que en las dos últimas décadas la mortalidad por esta causa ha disminuido gracias a la efectividad de los tratamientos, la prevalencia de la enfermedad arterial coronaria crónica e insuficiencia cardiaca ha aumentado en Europa. De hecho, un tercio de mortalidad es achacable a causas cardiovasculares. Lo que el estudio indica es que en dos de cada tres casos, el dolor en el pecho es una falsa alarma y "sólo" un tercio de los pacientes tiene realmente una enfermedad cardiovascular.

De ahí que otra de las principales conclusiones del estudio haya sido que hasta el 75% de las técnicas invasivas utilizadas en Europa para el diagnóstico de la enfermedad coronaria se podrían evitar. En concreto, la angiografía coronaria, apunta el estudio, deberían utilizarse principalmente de forma terapéutica, en pacientes con u

Tres de cada cuatro pruebas invasivas se podrían evitar

na patología ya diagnosticada, y no tanto para llegar al diagnostico. "Las pruebas no invasivas estarían en un nivel primario, mientras que el cateterismo sería terapéutico, para intervenir en una lesión que ya se ha visto previamente con otra prueba. Lo que se pretende es evitar cateterismos en blanco, en personas que no tienen nada, y que esta prueba pase a ser fundamentalmente terapéutica", explica el doctor José Luis Zamorano, coordinador en España del estudio y jefe de Cardiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

Según este especialista, estamos asistiendo a un gran desarrollo de las pruebas no invasivas, como el ecocardiograma, TAC coronario, resonancia magnética o de medicina nuclear que permiten un diagnóstico seguro. "Se trata de estratificar estas pruebas, no porque unas sean mejores que otras, sino porque cada paciente se beneficiaría mejor de una prueba en concreto".

Diagnóstico personalizado

No todas las pruebas son iguales de efectivas en función de la edad o el sexo. Un ejemplo, enuna paciente joven que presenta dolor en el pecho no seria conveniente hacerle un TAC coronario, en el que se utiliza radiación. Sin embargo, un ecocardiograma de estrés puede ser muy beneficioso. Sin embargo, en un varón de mediana edad sí sería aconsejable un TAC. Y es que la detección de la patología coronaria se hace de forma diferente en función del sexo, como también ha corroborado el estudio Evinci: "Se ha visto que las pruebas de esfuerzo en la mujer tiene poco valor, estaría más indicado un ecocardiograma de estrés", explica Zamorano.

El estudio Evinci ha durado tres años y se ha realizado en casi 700 pacientes con edades que oscilan entre 30 y 75 años. De los cuales

El estudio se ha realizado con 700 pacientes entre 30 y 75 años

el 38% eran mujeres. Todos ellos presentaban dolor crónico en el pecho y tenían una probabilidad estimada de padecer enfermedad coronaria arteroesclerótica del 60 por ciento. Esta probabilidad se estima en función de la edad, sexo, tipo de dolor y factores de riesgo. Y cuando es alta se practica un cateterismo.

Los pacientes fueron seleccionados de 17 centros hospitalarios diferentes en Europa y sometidos a técnicas de imagen no invasivas de diagnóstico, basadas principalmente en imágenes cardíacas y, en los que se consideró apropiado, se realizó un cateterismo como método de referencia para definir la relevancia y alcance de la enfermedad coronaria.

El estudio ha comparado también las diferentes estrategias no invasivas por su precisión diagnóstica, coste y riesgos potenciales, aunque de momento este punto está pendiente de un posterior análisis, como señaló Juhani Knuuti, director del centro PET del Hospital Universitario de Turku (Finlandia) en la presentación del estudio. En los próximos meses se definirá la estrategia más rentable para el diagnóstico de pacientes con enfermedad coronaria sospechada. En agosto se revisarán los datos y es probable que de ellos salga alguna guía de coste eficacia para la realización de pruebas diagnósticas que minimicen.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web