Imprimir

A las 2:00 serán las 3:00: así nos afecta el cambio horario

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 224

larazon

En concreto, la Asociación Española de Pediatría (AEP) aconseja ir adelantando unos 15cambio de hora minutos la hora de comer, de estudiar y de irse a la cama de los más pequeños antes de que llegue el cambio horario oficial.

Y es que, según explica Gonzalo Pin, coordinador del Grupo de Sueño de la Asociación Española de Pediatría (AEP), uno de los colectivos que más notará el cambio de hora será el infantil, "cuyo reloj biológico puede tardar en ajustarse varios días e, incluso, una semana".

El doctor Pin indica que además de alteraciones en el sueño, el movimiento del reloj "puede generar problemas de atención, irritabilidad, enfados, cansancio y desánimo, especialmente en las primeras horas escolares".

En los adolescentes, la calidad y cantidad total de horas de sueño "empeora sensiblemente" los días posteriores al cambio horario. "Lo más probable es que los jóvenes mantengan la hora de dormir previa y por tanto disminuyan la duración del dormir para ajustarse a la señal social matutina", comenta el pediatra.

Reducir o anular la siesta días después del cambio horario ayuda al organismo a adaptarse a la nueva situación, asegura el doctor José Antonio Madrid, miembro de la Sociedad Española del Sueño (SES), quien en general sostiene que esta costumbre es "muy beneficiosa" si se hace durante un periodo corto de tiempo.

"La siesta es un periodo en que el que nuestro cuerpo está preparado de forma natural para dormir", señala este experto en declaraciones a Europa Press, a la vez que matiza que dormir demasiado después de comer dificulta, por la noche, la conciliación del sueño.

Por este motivo, sostiene que el tiempo de siesta "ideal" pasa por entre 18 y 20 minutos, "ya que rompe con ese cansancio que hay después de comer" pero no tiene consecuencias negativas como las que produce una siesta larga (atontamiento y cambio de humor).

Después, "hasta que vuelves a encontrarse bien pasa demasiado tiempo y, luego,

a la hora de acostarnos vamos a tener más complicado el que durmamos a la hora y con la calidad adecuada", argumenta Madrid.

En general, este experto reconoce que el cambio de hora en primavera, en el que se pierda una hora de sueño, "afecta a todas las funciones controladas por el reloj biológico que está en el cerebro". "Este reloj tiene tendencia a seguir funcionando con la misma velocidad todos los días pero si se le quita una hora se requiere un esfuerzo para adaptarse al nuevo horario de sueño", explica.

El proceso de adaptación al nuevo horario, prosigue Madrid, dura entre tres y cuatro días en los que a todo el mundo le va a costar más levantarse y acostarse. Además, su apetito va aparecer en horas diferentes a las que se está acostumbrando.

"Cuando llega la hora de ir a la cama no sentimos sueños, ya que está preparado el cuerpo para dormir una hora más tarde", precisa el representante de SES, quien reconoce que todo ello genera "más somnolencia y más cansancio".

No obstante, el colectivo más afectado son los niños y ancianos, ya que son los que más dificultades van a encontrar, puesto que tienen "un reloj más rígido y cuentan con una mayor dificultad para sincronizarse al nuevo horario", señala Madrid. De esta manera, su sueño se fragmenta, por lo que no es de gran calidad.

Con todo, este experto recomienda, a parte de anular la siesta temporalmente, intentar levantarse "desde el primer día del cambio horario" a la misma hora. Así, la noche siguiente, el cuerpo tiene más tendencia a dormir. "Es más fácil cambiar la hora de despertar que la de acostarnos", apostilla.

También, comer a las mismas horas que antes porque ayuda a regular el reloj biológico; recibir luz natural y hacer ejercicio a primera hora de la mañana; evitar realizar una actividad física intensa e intelectual y recibir luz brillante al menos dos horas antes de dormir.

En esta línea, este experto precisa que si el individuo realiza actividad física inmediatamente antes de acostarse "no siente sueño porque está demasiado excitado y no se puede dormir". "Necesitamos que el cuerpo se relaje, si la actividad física la hacemos por la tarde, sí da tiempo a que el cuerpo se canse y se relaje", matiza.

Madrid advierte además que las personas que padecen trastornos de sueño pueden ver empeorar sus síntomas durante los días de adaptación al nuevo horario. "El cambio de hora en primavera perjudica la calidad del sueño y el de otoño, curiosamente a algunas personas les viene bien, ganan una hora de sueño y se adaptan bien", añade.

MALHUMOR

En la madrugada de este domingo los relojes se adelantarán 60 minutos para adaptarse al llamado horario de verano, que deja días más largos y luminosos, pero también "molestias pasajeras" para algunos, que se vuelven más perezosos a la hora de irse a la cama y de levantarse y que no pueden sacudirse el malhumor que les provoca dormir menos.

Pero esas molestias son siempre "leves" y "pasajeras" y suelen afectar a los que ya de por sí tienen el sueño frágil y a veces también a algunos niños y personas mayores, recordó a Servimedia Salvador Tranche, secretario de la junta directiva de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

El facultativo incidió en el hecho de que el malhumor y las pequeñas alteraciones de sueño que originan en determinadas personas los cambios de hora son siempre "muy leves", tanto que no duran más de un día o dos, por lo que no deben considerarse un trastorno de salud y, por supuesto, no medicalizarse para superarlos. Lo que sí hay que hacer, en esta época y en todas, dijo, es tener una buena higiene del sueño para que el descanso sea reparador y los días cundan más.

DORMIR LAS HORAS NECESARIAS

En relación a la recomendación de los expertos de dormir entre seis y ocho horas, el representante de SES afirma que "para cada persona existe un número ideal de horas". "La mejor forma de saberlo es observar lo que ocurre en el cuerpo durante el día. Si dormimos seis horas, y nos sentimos bien, estamos durmiendo lo suficiente. Si dormimos un número determinado pero nos sentimos agotados o cansados es porque o no dormimos lo suficiente o porque el sueño no es de buena calidad, no es reparador", argumenta.

"No podemos dar una receta exacta que le valga a todo el mundo. Cada persona tiene que encontrar el numero de horas", insiste Madrid, quien lamenta la tendencia actual de acortar el tiempo que se dedica a dormir, especialmente en jóvenes. "Tienen un déficit importante de sueño, se acuestan mas tarde y, por las mañanas, tienen que madrugar porque tienen que ir al colegio o al trabajo", señala.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web