Imprimir

Los recortes cierran el hogar que acogía a 14 enfermos de sida

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 331

levante

Hace tres meses, cuando la espada de Damocles pendía sobre sus cabezas, los catorce17-03-2012JA2 enfermos de sida en estado avanzado que habitaban el hogar social de Bétera Mas al Vent (algunos de ellos en situación muy cronificada y terminal; todos en exclusión social) apelaban al sentido común: La crisis no podía dejarlos sin este hogar donde eran asistidos y vivían algo parecido a una vida. Pero a nadie ha hecho reflexionar ese llamamiento colectivo de Rafael, María José, Cristina o Álex. El hogar se va a cerrar por los recortes en las subvenciones que aplicó la Conselleria de Sanidad (cuya ayuda pasó de 311.000 a 185.000 euros para 2012 sin haber pagado aún la subvención de 2011). Diez de los catorce enfermos de VIH ya han sido reubicados en otras residencias —no especializadas— y otros cuatro aguardan en el centro, fundado en 1990, a la espera de que los «reubiquen» en otro lugar. Después, el Hogar Mas al Vent, único en su categoría en la provincia de Valencia, cerrará sus puertas.

A finales de noviembre, ante el grito de alerta de los afectados, la Fundació Mare de Déu dels Desemparats, que gestionaba el centro, anunció que sus entidades redoblarían esfuerzos económicos y garantizaban la continuidad del hogar al menos durante todo 2012. Pero no ha sido así. En una nota oficial, Cáritas aseguró ayer que «para poder hacer frente a las crecientes necesidades sociales que llegan a los servicios de acogida de las Cáritas Parroquiales y al servicio de acogida de Cáritas Diocesana, debido al aumento de la precariedad y vulnerabilidad de las personas, Cáritas Diocesana se ha visto obligada a comunicar a la Fundación Maides la imposibilidad de seguir adelantando el dinero de la subvención de la Conselleria de Sanidad».

La fundación aseguraba que la subvención de Sanidad no alcanzaba ni al 25% del coste del programa global de sida, compuesto por el hogar Mas al Vent y una vivienda tutelada para afectados de VIH con exclusión social menos deteriorados. La vivienda continuará, pero con los servicios reducidos a la mitad (tres plazas y un trabajador), porque sí han cobrado la aportación de 20.000 euros de la Conselleria de Bienestar Social. Cáritas manifestó ayer su «tristeza e impotencia» por el cierre de Mas al Vent. Se trata del centro para enfermos de sida que el Ayuntamiento de l´Eliana no permitió que se instalara en un edificio cedido a Cáritas por las Hijas de la Caridad y que requería una reclasificación urbanística a la que se oponían los vecinos.

Dos enfermos han ido a una casa de acogida de Cáritas en Alicante; cuatro han recalado en residencias para la Tercera Edad (suman la pensión no contributiva a la ayuda a la dependencia); otra ha ido a una residencia mixta de discapacitados y mayores; otro está en el Casal de la Pau; y dos están ingresados en hospitales, con vistas a ser derivados a centros para crónicos. Cuentan que están tristes. Perdida ya su salud, ahora han perdido su casa, su «familia» y su esperanza en la sociedad.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web