Imprimir

Pakistán y Afganistán unidos contra la poliomielitis

on . . Visitas: 200

14-02-2012e2Los dos países más afectados por la poliomielitis, Pakistán y Afganistán, han realizado varios intentos fallidos contra esta enfermedad. Con el objetivo de erradicarla para diciembre, ahora aunan fuerzas bajo la órbita de la Organización Mundial de la Salud (OMS). De los ocho nuevos casos registrados en lo que va de este año, siete son de Pakistán y uno de Afganistán. La poliomielitis causa parálisis motora y atrofia de los músculos, lo que a menudo deriva en discapacidad física o deformidad.

La decisión la tomó el año pasado el Technical Advisory Board (TAG, Consejo de Asesoramiento Técnico), responsable de desarrollar nuevas estrategias para poner fin a la polio en todo el mundo.

El TAG es representado por agencias de la Organización de las Naciones Unidas y otras entidades donantes, que cada año gastan alrededor de 200 millones de dólares en cada uno de los países más afectados.

"El año 2011 resultó muy (difícil) para los países vecinos: Pakistán lideró los casos mundiales de polio, con 198, seguido por Afganistán, con 80 niños afectados" por la enfermedad, dijo a IPS el funcionario médico de la OMS Jawad Khan.

En el marco del nuevo plan de acción conjunta, Pakistán y Afganistán lanzarán un programa mediante el cual serán vacunados los niños y niñas que viajen con sus madres entre ambos países, señaló.

Khan dijo que alrededor de 10.000 niños y niñas menores de cinco años cruzan la frontera cada día, a menudo sin estar inmunizados. En cada campaña de vacunación de tres días se puede cubrir a 30.000 niños, agregó.

En el pasado, ambos países llevaron a cabo 13 campañas anuales, tomando por objetivo a 20 millones de niños en Pakistán y a 11 millones en Afganistán.

Hasta ahora, la mayoría de los niños que atravesaban la frontera para entrar y salir de Pakistán estaban inmunizados. Ahora, la nueva serie de campañas tendrá lugar simultáneamente en ambos países para garantizar que cada menor sea vacunado a uno u otro lado de la frontera, según Khan.

Por ejemplo, si un niño sale de Pakistán durante la campaña de inmunizaciones de tres días, será inoculado apenas llegue a Afganistán.

"Además, hemos (aumentado) la cantidad de puestos de vacunación, de nueve a 18, con la mira puesta en brindar la vacuna oral contra la polio a todos los niños (a lo largo) de la porosa frontera de 2.400 kilómetros entre los dos países", dijo Khan.

Según el ministro de Información de Khyber Pakhtunkhwa (ex Provincia de la Frontera Noroccidental), Mian Iftikhar Hussain, alrededor de 1,6 millones de afganos viven allí, y con frecuencia cruzan a Pakistán. En 2012, un virus detectado en 15 casos en Pakistán hizo recordar al hallado en niños afganos.

"Los afganos vienen causándonos una plétora de problemas económicos y sociales", el último de los cuales es el contagio del virus a los niños pakistaníes, dijo a IPS. "Tenemos que abordar este enorme problema de salud pública mediante esfuerzos conjuntos", dijo a IPS. "Hasta ahora fueron deportadas seis familias por desobedecer el mandato del estado", agregó Hussain.

La mayoría de los afganos que viven en las afueras de Peshawar o en cualquiera de los 25 distritos de Khyber Pakhtunkhwa se oponen a vacunar a sus hijos, argumentando que la vacuna oral contra la polio fue diseñada por Estados Unidos para que los receptores queden impotentes y estériles, a fin de "controlar" a la población musulmana.

"Se estima que 30.000 niños afganos de los 70.000 que se tomó por objetivo en Khyber Pakhtunkhwa no recibieron la vacuna porque sus padres se opusieron. Los padres de 17.000 niños (pakistaníes) se negaron a la vacuna oral contra la polio por motivos similares", dijo a IPS el funcionario Akbar Shah, de la campaña contra la enfermedad.

Noor Wali, del Ministerio de Salud de Afganistán, dijo a IPS que más de 100.000 niños en ese país no recibieron la vacuna el año pasado, agregando que como ambos países enfrentan problemas similares necesitan soluciones idénticas.

Shah señaló que se encomendó a los líderes religiosos locales explicar a los padres de niños pakistaníes y afganos que la vacuna oral contra la polio no causa ni impotencia ni esterilidad.

Uno de los principales problemas es que el movimiento fundamentalista Talibán se opone a la campañas de vacunación en los dos países, promoviendo la errónea idea de que es "inncesaria".

"En Afganistán (intentamos) que el Talibán apoye la campaña. Nuestros equipos informarán al Talibán que la vacuna oral contra la polio es importante para proteger a los niños de discapacidades permanentes en el futuro", dijo Wali.

Según el director del programa de Khyber Pakhtunkhwa contra la polio, Jan Baz Afridi, su región ya se alió con los líderes religiosos para garantizar que todos los niños sean inmunizados.

"Se capacitó a 1.000 líderes religiosos a propósito de la vacuna oral contra la polio, y ahora están listos para visitar a los padres que se negaban" a vacunar a sus hijos, informó.

Como la población respeta mucho a los clérigos locales, su participación en esta campaña puede marcar un logro importante en la lucha de dos décadas contra la poliomielitis. "Esperamos que esta nueva estrategia funcione", dijo Afridi. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web