Imprimir

Crecen los trasplantes con donante vivo al bajar los muertos en accidentes de tráfico

on . . Visitas: 385

elcorreo

04-01-2012jeEl progresivo descenso de las muertes por accidentes de tráfico es una buena noticia que, sin embargo, tiene un efecto menos positivo: el menor número de donantes. Tanto es así que los fallecidos en las carreteras han dejado de ser la primera fuente de donación -hace dos décadas suponían el 43%- a representar como mucho el 15%. Para paliar esta caída, se trabaja en dos direcciones.

De un lado, las asociaciones de enfermos están realizando una importante labor de concienciación de la sociedad para conseguir órganos que salven vidas cuando otra vida ha dejado ya de latir. Así, el perfil del donante ha cambiado de forma sustancial. Hace veinte años, el prototipo era el de un joven, en muchas ocasiones motorista, que había sufrido un traumatismo craneal al conducir sin casco. Ahora, es una persona de unos 60 años que fallece a consecuencia de un accidente cerebrovascular.

Este aumento en la edad del donante supone una dificultad para los adultos jóvenes que precisan un órgano. Por ello, las organizaciones médicas están impulsado -sobre todo en el caso de las insuficiencias renales- los trasplantes mediante donante vivo. El País Vasco no es una excepción. De los 123 trasplantes de riñón realizados en el hospital de Cruces el año pasado, el 5% fueron gracias a este procedimiento. Aunque la cifra de 6 intervenciones puede resultar insignificante, es el doble de la de 2010. «El objetivo es llegar al 8% en 2012», anuncia del coordinador de trasplantes de la comunidad autónoma vasca, Joseba Aranzabal. El porcentaje vasco es muy inferior al del conjunto de España.

Según la Organización Nacional de Trasplantes, ya en 2009, uno de cada diez trasplantes de riñón realizados en España se hicieron gracias a la generosidad de un donante vivo, por lo general un familiar. La Sociedad Española de Nefrología sostiene que implantar un riñón de una persona viva «es el mejor tratamiento sustitutivo de la insuficiencia renal terminal, el que proporciona más supervivencia y mejor calidad de vida», además de ofrecer un índice muy bajo de complicaciones para el donante». De ahí que el País Vasco quiera impulsar este procedimiento en los próximos años.

Colaboración con Cantabria

Además de las 123 intervenciones realizadas para implantar un riñón, 61 vascos se sometieron en 2011 a un trasplante de hígado (4 más que el año anterior); 9 'estrenaron' corazón y otros 10, pulmón. Mientras los trasplantes renales y hepáticos se llevan a cabo en Cruces, los cardíacos y pulmonares se derivan al complejo sanitario cántabro de Valdecilla, con el que Osakidetza colabora para este tipo de intervenciones. En este complejo sanitario se llevaron a cabo, además, otras dos intervenciones dobles en las que se implantaron riñones y páncreas.

Para hacer realidad estas 205 intervenciones, 100 familias -ocho más que el año anterior- donaron los órganos de un ser querido minutos después de que falleciera. Esto significa que el País Vasco ha alcanzado la tasa de 46 donantes por millón de habitantes. Joseba Aranzabal destaca esta proporción porque «supera en un 25% la de España, que es ya la más alta del mundo».

El coordinador de trasplantes del País Vasco resalta la respuesta positiva de nueve de cada diez familias, a las que se pide que den los órganos de un pariente fallecido. El 10% de negativas es un porcentaje muy inferior al del conjunto de España, que es del 18,5%. En América y otros países de Europa los porcentajes son del 25% y 30%, respectivamente.

¿Existe lista de espera para someterse a un trasplante? «Sí, pero se mantiene estable a lo largo de los años», comenta Joseba Aranzabal. En estos momentos, 180 personas necesitan de un riñón para no tener que depender de la diálisis. Otros 20 precisan de un hígado y cuatro más de un corazón o un pulmón para seguir viviendo. Joseba Aranzabal está convencido de que llegarán los donantes a tiempo gracias a «la generosidad de la gran mayoría de los ciudadanos vascos, de su sentido de la solidaridad».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web