Imprimir

Avance para el diagnóstico precoz de daños cerebrales en bebés

on . . Visitas: 250

elcorreo

23-11-2011Investigadores del Hospital Clínic de Barcelona, liderados por el doctor Eduard Gratacós, presentaron ayer los primeros biomarcadores para el diagnóstico precoz de daños cerebrales en niños de menos de un año mediante técnicas de la imagen que permiten estudiar las conexiones cerebrales.

Esta investigación ha demostrado, por primera vez en el mundo, que se pueden crear predictores individuales de desarrollo cerebral anómalo estudiando las conexiones cerebrales.

Gratacós, jefe del Servicio de Medicina Maternofetal del Hospital, señaló que los niños con retraso del crecimiento fetal tienen con frecuencia un desarrollo cerebral diferente que se manifiesta con trastornos neurológicos y dificultades del aprendizaje, que si no se detecta antes de los dos años tiene una difícil solución.

Conexiones diferentes

Con técnica de imagen, su equipo ha logrado delinear las conexiones cerebrales de los niños a partir del estudio de las colas de las neuronas que se unen en red y que conforman el cerebro, conectándose entre ellas.

El segundo reto fue interpretar cuáles son las diferencias entre los millones de las conexiones cerebrales. Utilizando métodos basados en teoría de grafos lograron identificar grupos de conexiones cerebrales que eran diferentes en los niños que sufrieron retraso de crecimiento, y más adelante se redujo toda la información a un número, que es el biomarcador que sirve para poder comparar y ver si hay o no retraso.

Los investigadores han confirmado que estas conexiones diferentes permiten predecir los resultados anómalos en los test de neurodesarrollo antes de los dos años, lo que abre la posibilidad de detectar de forma precoz otros problemas del embarazo, como la prematuridad o las enfermedades fetales en general.

Se estima que un 10-12 % de los niños tiene problemas de desarrollo neurológico que genera dificultades en el desarrollo. Hasta ahora, las consecuencias de daño cerebral en niños es un problema invisible los primeros años de vida, y cuando se pone en evidencia, a los seis o siete años, ya tiene difícil solución.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web