Imprimir

Beneficios de dar el pecho: la madre tiene menos riesgo de hipertensión y cáncer de mama

on . . Visitas: 355

20minutos

"Es una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y desarrollo correcto de los niños". Así resumen la OMS y UNICEF los beneficios de quedando_el_pecho_a_su_bebe una madre amamante a su bebé. Pero muchos trabajos vienen respaldando las evidencias que apuntan que la lactancia reporta beneficios no sólo al bebé, sino también a la madre.

Los dos últimos, uno norteamericano y otro español, señalan que la madre que da el pecho a su hijo tiene menos riesgo de hipertensión y cáncer de mama.

Un trabajo de la Universidad de Granada ha visto que las mujeres que dan el pecho a sus hijos durante más de seis meses tienen menos posibilidades de padecer cáncer de mama. En concreto, el riesgo de sufrir esta enfermedad disminuye a un ritmo del 4,3% por cada año que una mujer amamanta a sus hijos.

Prevención del cáncer de mama

La investigación ha descubierto que la lactancia materna es un método eficaz para prevenir el cáncer de mama. El estudio ha revelado una correlación significativa entre la edad de diagnóstico del cáncer, el tiempo de lactancia materna y la existencia de antecedentes familiares y personales de cáncer, y ha demostrado que no existe relación entre la edad media de diagnóstico del tumor y el hecho de haber tenido o no descendencia, en contra de lo que muchas personas piensan.

Los autores de este trabajo creen que, basándose en sus resultados, y en alusión a lo descrito por otros autores, la incidencia de cáncer de mama en los países desarrollados podría reducirse en más del 50% entre aquellas mujeres con descendencia si dan el pecho y por más tiempo a sus hijos.

Y menos riesgo de hipertensión

El otro estudio, de la University of North Carolina, asegura que las madres que dan de mamar a sus bebés, durante al menos seis meses, como único alimento, podrían tener un menor riesgo de desarrollar hipertensión después.

Según la investigación, las mujeres que nunca han dado de mamar son más propensas a desarrollar problemas de hipertensión que aquellas que alimentaron exclusivamente de leche materna a su primer bebé durante al menos seis meses.

No obstante, estos hallagos no prueban que dar el pecho sea la causa directa de que una madre tenga una tensión más sana, según puntualizan estos investigadores.

La lactancia protege a los bebés frente a las enfermedades más comunes, como la diarrea o las infecciones del oído medio. Estudios anteriores han demostrado que las mujeres que daban de mamar a sus bebés tenían un menor riesgo de desarrollar diabetes, colesterol alto y enfermedades cardíacas a lo largo de sus vidas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web