Imprimir

La Justicia europea veta la patente de células madre embrionarias

on . . Visitas: 371

lavozdegalicia

19-10-2011bisLas células madre obtenidas a partir de la destrucción de embriones humanos no se podrán patentar «por respeto a la dignidad humana» ni aún en el caso de que su utilización sea con fines de investigación científica. Así se recoge en una pionera sentencia dictada ayer por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que considera que «el concepto embrión debe considerarse en un sentido amplio». Esto supone que «todo óvulo humano, a partir de la fecundación, debe considerarse un embrión humano». Pero el fallo de el Tribunal de Luxemburgo, que ha soliviantado a la comunidad científica a la vez que ha colmado las aspiraciones de las asociaciones pro vida, va más allá allá al incluir en la calificación de embrión, y por tanto sujeto a prohibición, al «óvulo humano no fecundado en el que esté implantado el núcleo de una célula humana madura», que es la técnica de transferencia nuclear utilizada para la clonación de la oveja Dolly, y al «óvulo humano no fecundado estimulado para dividirse y desarrollarse mediante partegenosis».

Greenpeace

El alto tribunal de la UE entiende que se debe «excluir toda posibilidad de patentar el embrión si ello daña el debido respeto de la dignidad humana». La sentencia, que solo acepta la patente cuando se emplean embriones «con fines terapéuticos o de diagnóstico» para «corregir una malformación y mejorar su esperanza de vida», tiene su origen en la disputa entre la organización ecologista Greenpeace y el neurobiólogo alemán Oliver Brüstle, quien desde 1997 es titular de una patente registrada de células madre progenitoras neuronales aisladas y depuradas a partir de células madre embrionarias. En este caso se utilizaban para tratar enfermedades neurológicas, como el párkinson o el alzhéimer.

La sentencia del Tribunal de Luxemburgo, aunque no prohíbe expresamente el trabajo con células madre embrionarias, sí supondrá un duro golpe, quizás definitivo, para la investigación sobre esta especialidad en Europa, destinada al desarrollo, a partir de la plasticidad de las células embrionarias, de células específicas con capacidad de regenerar tejidos dañados del cuerpo. «Las patentes son importantes por el hecho de que pueden atraer inversores y empresas que quieren asegurarse y protegerse. La pregunta es qué sentido tendrá la investigación si no se pueden patentar los resultados», explicó a la agencia DPA el científico alemán Oliver Brüstle.

En un tono parecido se pronunció el investigador del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) Manuel Collado. «Al científico -dice- siempre se le pide lo mismo, que su investigación sea aplicable, pero si no se puede proteger la propiedad intelectual de su trabajo no podrá serlo». Olmedo cree que el fallo «no solo no es una buena noticia para los científicos, sino para nadie en general, porque el científico lo que pretende es que su trabajo tenga un interés para la sociedad en conjunto».

«La pregunta es qué sentido tendrá la investigación si no se pueden patentar los resultados»

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web