Imprimir

Sociedad Nuevas pistas sobre el origen genético de la hipertensión

on . . Visitas: 323

abc

12-09-2011La hipertensión arterial es el asesino silencioso, el factor de riesgo cardiovascular más frecuente en España, responsable de ictus e infartos. La tensión se dispara con la obesidad, el estrés, el alcohol, el tabaco..., y con alteraciones hormonales y renales. Pero los factores genéticos también pueden explicar una parte significativa de los problemas de muchas personas para mantener a raya la presión arterial. Ahora un equipo internacional de científicos, entre los que se encuentran investigadores españoles, ha hallado nuevas pistas sobre el origen genético de esta alteración. En concreto, han identificado 16 características genéticas, relacionadas con una mayor propensión a ser hipertenso. Las nuevas variantes se suman a otras 29 que ya se conocían.

El avance, que se presenta en la revista «Nature», ofrece más detalles sobre los riesgos genéticos de la tensión arterial y de otras enfermedades cardiovasculares: hipertrofia ventricular (aumento del grosor del músculo cardiaco), ictus e infarto de miocardio. De manera que se confirma la relación entre la tensión elevada y los accidentes cardiovasculares. A mayor número de variantes genéticas de riesgo hay más posibilidades de sufrir un ictus o cualquiera de estas enfermedades. En la investigación ha participado el Instituto de Investigación del Hospital del Mar de Barcelona (IMIM), en colaboración con la Universidad de Londres (Reino Unido) o la Johns Hopkins (EE.UU.). Todos participan en el consorcio científico que indaga en la genética de la hipertensión.

Uno de los resultados más sorprendentes de este nuevo trabajo es que estas características genéticas no se asocian con insuficiencia renal. «Lo que nos sugiere que la hipertensión es una consecuencia pero no una causa de la patología renal», explican Roberto Elosua y Gavin Lucas, coautores del estudio.

El estudio, que ha involucrado a 200.00 personas en diferentes países, ofrece información valiosa para desarrollar nuevos tratamientos y mejorar la prevención de esta enfermedad crónica tan común. El efecto de cada una de estas características genéticas de riesgo halladas explican únicamente un 1% de las diferencias de presión arterial que existen entre individuos. Lo importante es que el riesgo aumenta al incrementar el número de estas variantes genéticas que una persona presenta en su ADN.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web