Imprimir

Armas contra la malaria ahora más accesibles

on . . Visitas: 423

armasLa población del oeste de Kenia ahora puede comprar medicamentos más eficaces contra el paludismo a precios bajos gracias al éxito de un programa de subsidios del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria.

El plan, que subsidia el costo de las más efectivas medicinas contra la malaria en los países del Sur en desarrollo, ha tenido un gran éxito en el oeste del país 10 meses después de su introducción.

Las conclusiones preliminares de una investigación realizada por el gobierno de Kenia indican que 80 por ciento de las farmacias en la occidental provincia de Nyanza tienen las medicinas subsidiadas.

El estudio también concluyó que muchos habitantes se habían beneficiado de esos fármacos, que cuando no son subsidiados cuestan unos siete dólares.

"Registramos anomalías en los precios. Algunos farmacéuticos vendían las drogas subsidiadas a poco más de 40 chelines kenianos (50 centavos de dólar), pero la mayoría de los precios estaban dentro de los límites accesibles", dijo Elizabeth Juma, directora gerente de la División para el Control de la Malaria de Kenia.

La Terapia de Combinación de Artemisinin (ACT) es subsidiada a través de la Facilidad para Medicamentos Accesibles contra la Malaria (AMFm, por sus siglas en inglés), programa administrado por el Fondo Global.

Desde que se comenzaron a distribuir fármacos subsidiados en agosto de 2010, el sector privado ordenó 13 millones de dosis. Según Juma, para mayo habían sido entregadas ocho millones. El gobierno de Kenia obtuvo otras 12,2 millones de dosis.

Juma indicó que la División de Control de la Malaria se asoció con la Junta de Farmacia y Venenos para realizar en marzo un estudio a 270 farmacias privadas en todos los distritos de la provincia de Nyanza, zona donde la enfermedad es endémica.

"Descubrimos que todas las farmacias estudiadas tenían las drogas recomendadas para la malaria, mientras que 80 por ciento (216) tenían las subsidiadas de la ACT", informó Juma.

"El precio medio eran 40 chelines (50 centavos de dólar), mientras que el promedio era de 49 chelines. Sólo en una farmacia encontramos que las drogas subsidiadas eran vendidas a más de 100 chelines (2,50 dólares)", añadió.

Se trata de un significativo éxito en un país en el que 25 millones de los 34 millones de habitantes están en riesgo de contraer malaria.

El precio levemente superior de las ACT parece no haber tenido en un gran impacto en los que necesitan de esas medicinas. "El promedio de 49 chelines es mucho mejor que los 600 chelines (7,50 dólares) que la gente pagaba por la misma dosis no subsidiada", dijo Juma.

Olusoji Adeyi, director de la AMFm en Ginebra, dijo estar confiado en que los precios de las drogas subsidiadas disminuirán aun más.

"Cuando fue lanzada la AMFm, el gobierno de Kenia estableció un precio recomendado de 40 chelines para las ACT. Según entendemos, esto fue establecido como una meta deseable, no un decreto, porque la AMFm trabaja en el sector privado a través del mercado", indicó.

"Sin embargo, con las actuales campañas de información pública para hacer concientes tanto a los compradores como los vendedores de estos precios recomendados, el costo de la ACT pronto bajará", dijo Adeyi a IPS.

No hay legislación para el control de precios en Kenia, y por tanto los comerciantes deciden a cuánto vender las drogas ACT subsidiadas, a pesar de las recomendaciones del gobierno.

Adeyi dijo que los kenianos ya no se verían obligados a comprar medicinas contra la malaria baratas pero no eran efectivas.

"Recibo clientes todos los días que quieren comprar Fansidar, porque saben que es más barata que las ACT (no subsidiadas). Pero cuando se dan cuenta de que hay ACT subsidiadas, generalmente cambian de opción y van por la más efectiva", dijo Willis Otieno, farmacéutico de la ciudad de Kisumu. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web