Imprimir

Los médicos estarán obligados a respetar la voluntad del paciente

on . . Visitas: 584

lavozdegalicia

14-05-2011jpgLos profesionales sanitarios estarán obligados a respetar la voluntad, las convicciones y las creencias manifestadas por el paciente sobre los cuidados y el tratamiento asistencial que desea recibir al final de su vida. O lo que es lo mismo, los pacientes podrán renunciar al tratamiento médico que se les propone y tendrán derecho a sedaciones terminales, aun a costa de acortar la agonía y acelerar su muerte.

Esta es una de las principales novedades del Anteproyecto de Ley Reguladora de los Derechos de las Personas al Final de su Vida, más conocida como ley de muerte digna, que estudió ayer el Consejo de Ministros. Esta normativa, que ahora tendrá que pasar al Consejo de Estado y a las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial, no regula la eutanasia ni la ayuda al suicidio, que seguirán penalizados.

«La ley solo evitará el sufrimiento innecesario y el ensañamiento terapéutico para los pacientes en fase terminal», afirmó la ministra de Sanidad tras la reunión del Ejecutivo, en la que garantizó los mismos derechos par todos los ciudadanos, «vivan donde vivan». El texto también garantiza la seguridad jurídica de los profesionales sanitarios dedicados a los cuidados paliativos, pues el cumplimiento de la voluntad del paciente excluirá cualquier exigencia de responsabilidad por sus actuaciones. Ahora bien, no se les reconoce ningún tipo de objeción.

La futura ley establece que las personas en estado terminal o de agonía tendrán garantizados el derecho a la información asistencial clara y comprensible de su estado real de salud, expectativas de vida y calidad de esta, así como las medidas terapéuticas y paliativas que le serían aplicables. Los familiares serán informados en la medida en que lo permita el paciente.

Las personas que se encuentren en el final de su vida podrán rechazar por escrito las intervenciones y los tratamientos propuestos, lo que se incorporará a la historia clínica. Si se está incapacitado para dejar constancia de su voluntad, lo hará otra persona, que actuará como testigo a petición suya. También tendrán derecho a recibir la atención idónea para prevenir y aliviar el dolor, lo que incluye la sedación. Todo ello se podrá comunicar previamente mediante un documento al Registro Nacional de Instrucciones Previas.

La ley volverá en junio al Consejo de Ministros para que se apruebe el proyecto de ley y se inicie la tramitación parlamentaria. Según las previsiones del Ministerio de Sanidad, se intentará que la ley sea aprobada antes de que acabe el año, y entrará en vigor un mes después de salir publicada en el BOE.

En centros sanitarios

Siempre que resulte compatible con la atención de calidad.

En los hospitales

Habrá habitación individual, al menos en la fase de agonía.

Conforme a sus creencias

El paciente tendrá derecho a solicitarlo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web