Imprimir

Un religioso inaugura la primera cadena de trasplantes de España

on . . Visitas: 423

abc

29-04-2011No sabemos su nombre, ni conocemos su rostro, tampoco su edad exacta, aunque sus manos, que sí hemos podido ver, delatan a un hombre de mediana edad, quizá entrado en la década de los sesenta. El misterioso protagonista de esta historia se ha convertido en un héroe para otras cinco personas. Gracias a este «buen samaritano» se ha podido realizar en España la primera cadena de trasplante de riñón entre vivos.

En su caso, la figura bíblica cobra más sentido que nunca pues el iniciador de esta buena obra es «un hombre de Dios», miembro de una congregación religiosa.

El religioso catalán se puso en contacto con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) cuando se enteró de que en España se podía donar un riñón en vida a un desconocido que lo necesitara. Tras pasar las pruebas físicas y psicológicas y dar su consentimiento ante un juez, la ONT trató de realizar la mayor cadena de donantes y receptores posible. Finalmente, seleccionaron a dos parejas del programa de trasplante renal cruzado, una catalana y otra andaluza, y a una sexta persona, el último eslabón, que llevaba tres años esperando un riñón de donante fallecido.

Las seis intervenciones se llevaron a cabo el pasado 6 de abril a la misma hora en la Fundación Puigvert, en Barcelona, y en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada. El primer trasplante se realizó en la ciudad condal, donde el religioso donó su riñón al marido catalán. Al mismo tiempo, a la esposa de éste se le extrajo un riñón que viajó en avión hasta Granada, donde lo esperaba el marido andaluz. Para completar la cadena, la pareja de este último donó uno de sus riñones a una paciente de la lista de espera de trasplantes, elegida por criterios clínicos, que fue intervenida en Barcelona. Tanto los donantes como los receptores ya han recibido el alta y se encuentran bien de salud.

Los motivos del donante

A nuestro «buen samaritano« no se le ocurrió donar un riñón a un extraño de un día para otro. Hace años, el religioso catalán estuvo preso en una cárcel de un país latinoamericano, «por razones administrativas, que no delictivas», como matiza él mismo en un vídeo en el que no se le puede ver el rostro (los donantes son siempre anónimos); donde conoció el problema del tráfico de órganos humanos. «Este fue el punto de partida y de reflexión profunda que me ha llevado a la donación del riñón»,explica en un vídeo que ha grabado con su testimonio, pero sin mostrar su cara. Asegura que siente una «inmensa alegría» por poder participar en «este atractivo instrumento de sensibilidad humana» y bromea con el hecho de que ahora vive con un solo riñón: «Personalmente, me siento más ligero». Chistes aparte, este «buen samaritano», afirma que «la calidad y el sentido de la donación supera con creces cualquier agradecimiento». «Soy religioso y dando recibo muchísimo más que el que recibe», puntualiza.

Su ejemplo a seguir es la madre Teresa de Calcuta. «En una entrevista, el periodista le dijo a Teresa que no haría el trabajo que ella hacía ni por un millón de dólares, a lo que la religiosa contestó que ella tampoco lo haría, pues lo hacía por amor a Dios». «A mí me ocurre lo mismo, solo que ella dedicó toda la vida y yo solo unos días», señala.

Aunque este tipo de donación es bastante reciente en España, hace tiempo que se lleva a cabo en otros países como Holanda, Reino Unido y Estados Unidos.

Actualmente unas 4.500 personas en nuestro país esperan un riñón de fallecido durante una media de 20 meses. Desde 2009, aquellos que estén en listas de espera y tengan una pareja o familiar que esté dispuesto a donar pero no sea compatible pueden inscribirse además en el programa de donación renal cruzada para encontrar a otra pareja compatible. Hasta el momento, se han apuntado un total de 62 parejas y se han podido realizar cuatro trasplantes de este tipo, pero sin un «buen samaritano».

La ventaja de incluir en estas cadenas a un «donante altruista» es que «multiplica por diez las posibilidades de realizar combinaciones compatibles», señala Luis Guirado, nefrólogo de la Fundación Puigvert. «Y aumenta en un 20% los trasplantes en vivo», añade el director de la ONT, Rafael Matesanz.

Más donaciones de vivo

La puesta en marcha del primer trasplante en cadena ha sido posible gracias al incremento pogresivo del número de hospitales que realizan trasplante renal de donante vivo. De hecho, en 2010, se ha alcanzado la cifra más alta de donaciones de riñón de personas vivas de nuestra historia, 240, lo que supone un 11% de la actividad total de trasplante renal.

Además, apunta Matesanz, la donación en vivo de riñón tiene un riesgo muy bajo para el que dona. «Si el donante no tiene ningún factor de riesgo, ni siquiera hipertensión u obesidad, la posibilidad de desarrollar insuficiencia renal al quedarse con un riñón es muy baja o nula», ha explicado.

De hecho, asegura, la supervivencia de donantes es mayor que la de la población general, «no porque sea sano donar un riñón, sino porque son personas muy bien seleccionadas».

«Los donantes son siempre altruistas, pero en este caso (el del «buen samaritano») lo son más ya que donan su riñón en vivo a una persona que no conocen», ha recordado el doctor Matesanz, quien reconoce que este religioso catalán «es el hombre del día e incluso del año».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web