Imprimir

«Es un momento dorado de la investigación del cáncer»

on . . Visitas: 437

abc

11-04-2011—Usted ha dicho «La curación del cáncer de mama llegará en 20 años. Lo veo clarísimo». Cuesta leer afirmaciones tan optimistas en oncología.

—En este momento estamos curando casi un 92-95% de cáncer de mama que es mucho. La mortalidad por cáncer de mama está bajando entre un 2 y un 3% por año. Ha habido conocimientos biológicos muy importantes en los últimos años y ahora entramos en un momento absolutamente dorado de la investigación en cáncer. Unos lo denominan la tercera revolución. En este momento todas las ciencias duras, como la ingeniería, la física, las matemáticas... están entrando en la investigación del cáncer. Hay una auténtica revolución tecnológica, tendremos unas plataformas para estudiar los fenómenos biológicos que nunca habríamos soñado. En los últimos 40 años se ha avanzado más en cáncer que en toda la historia anterior y en los próximos 20 años va a ser mucho mayor. Por tanto, no puedo dejar de ser optimista. En nuestro entorno parece que el optimismo esté penalizado y está bien ser negativo. Pues no, hay que ser optimista.

No solo vamos a curarlo sino que vamos a hacer tratamientos menos agresivos. Utilizaremos menos «quimio», personalizaremos mejor cada tratamiento y plantearemos retos que están todavía sin solucionar como es la prevención. Ahora podemos empezar a plantearlo en serio.

—¿Cómo sería este planteamiento?

—Tenemos que descubrir cuáles son las causas moleculares que llevan a un tejido a malignizarse. Detectar fases de estrés molecular en el cuerpo que nos indiquen que algo se está cociendo, marcadores biológicos que den la pista de que se están poniendo en marcha procesos que podrían llevar al desarrollo de un cáncer. Esta es la prevención en la que debemos empezar a trabajar.

—En España, al menos, hemos dado un paso importante con la aprobación de la ley del tabaco.

—Sí, pero ha costado mucho. La función de las autoridades es gobernar y la ley Salgado sobre tabaco era la más permisiva de Europa.

—Avanzamos en resultados, pero se tiene la sensación de que cada vez hay más cáncer de mama.

—Sí, está subiendo. Aunque los hábitos saludables han mejorado, ahora estamos pagando los excesos de hace años.

—El cáncer sigue siendo una palabra fea. ¿Es positivo que personajes públicos, como Esperanza Aguirre, hagan pública su enfermedad?

—Esto es fundamental. Cuando personajes conocidos afrontan una enfermedad sin miedo, con valentía y optimismo es bueno para la lucha contra el cáncer. El de Esperanza Aguirre es un buen ejemplo. Una persona pública tiene una obligación con sus ciudadanos de explicar su estado de salud. Ha ido muy bien cuando otras personas conocidas han mostrado su compromiso de lucha para mejorarlo, como ocurre con Sandra Domecq. Dan un mensaje muy reconfortante: nosotros vamos a vencer porque nos ponemos manos a la obra, porque no vamos a ser unos testigos pasivos, somos parte de la solución.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web