Imprimir

El sexo ocasional puede perjudicar la salud, alertan los cardiólogos

on . . Visitas: 575

elcorreo

24-03-2011¿Puede matar el sexo? A veces sí, según las conclusiones de un estudio que ha descubierto que la explosión de esfuerzo que se desata durante el coito aumenta significativamente el riesgo de sufrir un ataque cardiaco, especialmente entre aquellas personas que practican sexo de manera esporádica y no hacen ejercicio de forma regular. Más allá de la cama, el riguroso análisis realizado por la Universidad de Harvard a partir de 14 trabajos sobre el corazón señala que las repentinas rachas de actividad física intensa en personas que suelen llevar una vida sedentaria son una fuente de problemas para el corazón, incluida la muerte súbita.

Aquellos que encajan de lleno en este patrón tienen una propensión 3,5 veces mayor de que su corazón les juegue una mala pasada, mientras que las personas que hacen ejercicio físico dos o tres veces por semana ven cómo los riesgos de un accidente vascular se reducen a la mitad. Los autores también matizan que como estas exposiciones al esfuerzo son poco habituales, el riesgo absoluto de sufrir un problema cardiaco es bajo.

Ejercicios de riesgo

Los hallazgos no han sorprendido a la comunidad médica, conocedora de los perjuicios que estos arranques de actividad esporádica tienen en la salud de sus pacientes. Cada invierno, las salas de urgencia de los hospitales del norte de Estados Unidos se llenan de ciudadanos extenuados a causa de sobreesfuerzos ocasionales como palear nieve. Entre las víctimas también se cuenta una importante proporción de amantes que, tal vez condicionados por la climatología, reducen al mínimo el ejercicio físico pero no renuncian a esporádicos encuentros amorosos.

La gran aportación del estudio es que cuantifica con gran precisión los riesgos de estas actividades. Por ejemplo, examinando al detalle la actividad de los 6.000 participantes durante la hora o las dos horas previas a sufrir un fallo cardiaco, buscando la conexión entre ejercicio, sexo y el riesgo de infarto o muerte súbita.

En la mayoría de los casos, vienen a decir los especialistas, cualquier riesgo para el corazón se compensa con el beneficio que produce el ejercicio físico. Cuanto más se mueve la gente, menos posibilidades existen de que ese ejercicio o las relaciones sexuales ocasionen un ataque cardíaco. «Este estudio no ha sorprendido a los cardiólogos», ha dicho el doctor Irving Herling, de la Universidad de Pensilvania. Y ha hecho una puntualización importante: las personas inactivas suelen tener otros factores de riesgo añadidos para padecer un infarto, como el tabaquismo y la obesidad. «El mensaje no es dejar de practicar sexo», remacha.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web