Imprimir

Alerta en Europa por una nueva droga que puede inducir al suicidio

on . . Visitas: 448

elcorreo

15-03-2011En inglés se llama 'Ivory wave'. Y en español recibe distintas denominaciones: 'Ola de marfil', 'Cielo de vainilla', 'Relámpago blanco'... Todas esas etiquetas designan una misma sustancia: una nueva droga sintética que ha irrumpido con fuerza entre la juventud y sobre la que ya han dado la voz de alarma las autoridades de Estados Unidos y del Reino Unido. Su enorme poder alucinógeno y adictivo ha causado ya diversas muertes e ingresos hospitalarios entre los jóvenes británicos, como advierte un estudio publicado en el último número de la revista científica 'Emergency Medicine Journal'. En Estados Unidos, además, se la considera la responsable de algunas tendencias suicidas.

Por ahora, en España no se ha detectado su consumo, aunque sí su comercialización. «Éstas y todas las sustancias nuevas y emergentes son profundamente minoritarias en nuestro país. Sólo el 0,1% de la población utiliza este tipo de drogas», explica Nuria Espí, delegada del Plan Nacional sobre Drogas. «Nos preocupa que puedan convertirse en un problema, aunque nuestra realidad es bien distinta. Nuestros problemas son el alcohol, el tabaco, la marihuana y la cocaína. El 80% de los jóvenes bebe. Muchos niños de 12 y 13 años se toman cuatro copas en menos de tres horas durante el fin de semana y eso perjudica seriamente su desarrollo».

Venta legal

Aun así, las autoridades están vigilantes y atentas ante la posible irrupción de este nuevo consumo entre nuestra juventud. Y es que, por muchos efectos nocivos que provoque, 'Ivory wave' escapa a todos los controles ya que se comercializa de forma legal como inocuas e inofensivas sales de baño que invitan a la relajación. Así se da a conocer en anuncios en Internet; uno de ellos, publicitado desde Valencia. En Estados Unidos, por ejemplo, las sales se venden en tiendas naturistas y comercios que abren las 24 horas. El paquete de 500 miligramos cuesta 35 dólares (25 euros).

«El problema de este tipo de drogas es que no se venden como tales sino para otros usos. También ocurrió con la ketamina, que se utiliza como anestésico de grandes animales, como los caballos, y cuyo uso está prohibido en humanos. Por eso, las drogas de síntesis se venden de forma legal y están diseñadas para engancharse rápidamente a ellas. Son creadas en laboratorio a partir de modificaciones de sustancias naturales e intentan imitar a los opiáceos y a la cocaína con fórmulas basadas precisamente en los principios químicos de esas drogas», dice Espí.

Las relajantes sales encierran un grave peligro. Esta droga contiene metilendioxipirovalerona (MDPC), una sustancia similiar a la cocaína y que, una vez fumada, esnifada o inyectada, provoca una fuerte dependencia, además de alucinaciones, paranoia y psicosis, acelera el ritmo cardiaco y crea impulsos suicidas. De hecho, en Estados Unidos se han registrado casos de personas que tras consumirla se han herido e incluso quitado la vida; de jóvenes que han sufrido una fuerte depresión, ataques de pánico o reacciones muy violentas. Y los efectos, que se perciben a partir de cinco miligramos, pueden durar desde un día hasta una semana. Motivos suficientes para que la venta de MDPC se haya prohibido en algunos Estados norteamericanos, como Luisiana y Florida, al igual que las sales de baño que contienen dicha sustancia.

La 'Ivory wave' tiene además lidocaína, un anestésico que se utiliza en odontología, en jarabes para la tos y en veterinaria. Muchos adictos ven en ella una forma barata de recuperar la antigua moda de esnifar pegamento.

Y para muchos 'Ivory wave' es un sustitutivo de la mefedrona, otra droga de síntesis que se vendía como abono para plantas y que ha sido prohibido para consumo humano en la Unión Europea tras comprobar que estaba relacionada con 26 muertes. En Gran Bretaña, por ejemplo, la mefedrona se había convertido en la cuarta droga más consumida entre la juventud. No es de extrañar que la alarma se haya extendido entre las autoridades británicas ante el temor a que la 'Ola de marfil' pueda seguir ese mismo camino.

Estados Unidos y Reino Unido no son los únicos países donde se ha detectado la aparición de esta nociva sustancia. También las autoridades australianas se están planteando prohibir su comercialización y consumo tras conocer las alarmantes conclusiones de una investigación de la Universidad de Sydney sobre sus efectos.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web