Imprimir

Los recortes de la Xunta podrían dejar sin asistencia a 50 enfermos de sida

on . . Visitas: 592


La ONG Comité Ciudadano Anti-Sida de A Coruña (Casco) alerta del inminente cierre de los pisos de acogida para afectados por el VIH y del resto de programas que realizan en la ciudad debido a la  continua reducción de las subvenciones de la Xunta. En los dos últimos años la Consellería de Traballo e Benestar, que dirige Beatriz Mato, ha destinado a la ONG 105.000 euros, lo que supone una rebaja en la subvención de más de 35.000 euros para el programa del piso de acogida que Casco mantiene en la ciudad y que da cobijo a una decena de personas enfermas de sida y en estado de exclusión social.
La directora de programas y abogada de la ONG, Sonia Valbuena, sostiene que en 2008 el bipartito destinaba 55 euros al día por plaza y denuncia que tras el cambio en el ejecutivo gallego se han llevado a cabo recortes anuales que hacen peligrar el futuro de los afectados, “que dependen de estos programas para sobrevivir”.

Actualmente el piso de acogida para afectados por el VIH que no cuentan con recursos ni con ayudas de sus familias se financia con la prestación autonómica, una subvención de la Diputación de 30.000 euros y otra municipal de 6.000 euros. Valbuena recuerda que para hacer frente a los gastos cotidianos y a los salarios de los siete profesionales que trabajan a diario en el inmueble es necesario que la administración autonómica rectifique en su política de ahorro en el gasto social. “De lo contrario esta ONG desaparecerá antes del próximo verano; pero lo que más nos preocupa es el futuro de estas personas, que de no estar en el piso irían al hospital o a la cárcel, ya que la mayoría proviene de la penitenciaría”, aclara Valbuena. Desde 2003 han pasado 93 personas por el inmueble, la mayoría sin familia y recién salida de las cárceles gallegas. “Tan sólo en 2010 el piso albergó a 17 enfermos de sida”, recuerda la letrada.

Más servicios > Además del piso de acogida de la organización, corre peligro otro de sus principales programas de ayuda: el Punto de Calor. Se trata de un centro que ofrece varios servicios entre los que destacan el de lavadora, ropero, botiquín, cafetería, y se dispensan preservativos y jeringuillas. Por él pasan a diario cerca de 40 personas, la mayoría toxicómanos y alcohólicos, que son rechazados en otras instituciones.
Este servicio se financia gracias a la aportación de la Diputación, que destina casi 10.000 euros, y de la Consellería de Sanidade, que aporta 40.000 euros al año, aunque en el ejercicio presente ha recortado 6.000 euros y ya ha anunciado una reducción para el 2011 del 50% de la dotación a la organización coruñesa.
“Si se cumplen los recortes que tiene previstos la administración gallega no sólo desaparecerá el punto de calor y el piso de acogida sino la ONG”, indica la letrada de Casco.

Reunión > Mañana viernes los responsables de la ONG mantendrán una reunión con la subdirectora xeral de Benestar para intentar llegar a un acuerdo que certifique la supervivencia de los programas para estos enfermos: “La cita es vital para nosotros, aunque no tenemos muchas esperanzas”.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web