Imprimir

La prueba exprés del sida llega a Las 600

on . . Visitas: 821


Las ONG advierten de que las nuevas adicciones están provocando el regreso de viejas enfermedades, como la tuberculosis

15042010im3Consiste en un pinchazo en el dedo y el resultado se obtiene a los 20 minutos

El sida del siglo XXI está rodeado de una problemática que nada tiene que ver con la de los años ochenta. Se ha perdido el miedo a la enfermedad, los contagios son en su mayoría por vía heterosexual y el perfil del contagiado se ha difuminado tanto que es difícil calcular cuántas personas sufren este virus sin saberlo.

La prueba exprés para salir de dudas consiste en un simple pinchado en el dedo, como el de la prueba del azúcar, y una sola gota de sangre es capaz de decir, en sólo veinte minutos, si el paciente tiene o no el sida. Sin embargo, el miedo a comprobar la verdad o el sentirse inmune lleva a la mayoría de las personas que han seguido conductas de riesgo a no plantearse si están contagiados.

Por estos motivos, organizaciones como la Fundación Atenea Grupo GID o Asesórate trabajan para llegar a todos los rincones de Albacete. Ayer estaban en Las 600, donde permanecerán durante la jornada de hoy para realizar la prueba de forma gratuita a quien quiera. Asimismo, el resto del año la prueba, sin coste alguno y con total confidencialidad, se realiza en la Unidad de Infecciosos del Hospital General y en el Centro Joven de la calle Tetuán.

Ayer la respuesta en Las 600 fue tal que los voluntarios y psicólogos tuvieron que limitar la prueba del sida a cuatro personas por hora, con el fin de acompañar a los pacientes mientras salían los resultados. Y es que la idea no era solo averiguar quién estaba enfermo para asesorarle, también se pretendía ayudar a quien no estuviera contagiado para que tomara todas las precauciones necesarias en el futuro.

Advertencias

De doce de la mañana a dos de la tarde se hicieron ocho pruebas, todas ellas negativas, pero los psicólogos aprovecharon para informar de la nueva amenaza que planea sobre los drogodependientes.

Javier Romero, psicólogo de Atenea, grupo que llegó a este barrio albaceteño en el año 2001, advirtió de que las nuevas formas de consumo de drogas, como la cocaína esnifada, están provocando el regreso de viejas enfermedades como la tuberculosis o la hepatitis.

Quedan pocos heroinómanos que sobrevivieran a la lacra de los años ochenta, pero los que no tienen el virus ya no están en situación de riesgo porque son los más precavidos. Nadie se plantea hoy en día compartir jeringuilla, máxime si se tiene en cuenta que hay programas públicos para conseguirlas de forma gratuita. Sin embargo, cada vez hay más drogas que se esnifan y sus usuarios no saben el peligro que entraña compartir los utensilios de consumo.

Atenea pretende que las personas con las que trabaja en Las 600 sean conscientes de que el sida sigue ahí, pero también la tuberculosis y la hepatitis. El hecho de esnifar en grupo y compartir espacios reducidos y sin ventilación está llevando a la proliferación de enfermedades pulmonares entre los drogodependientes.

Cabe señalar que la prueba del sida llegó ayer a Las 600 porque la gente del barrio es reacia a salir de él, pero el virus no entiende de clases sociales. Cualquier albaceteño que haya mantenido relaciones sexuales sin el uso de preservativo o que haya intercambiado fluidos se ha arriesgado a contraer la enfermedad. De hecho, la prueba exprés ha llegado a Las 600 para 48 horas, pero se practica a diario en el Centro de Albacete, en la calle Tetuán.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web