Imprimir

Acosadas y agredidas en Tahrir

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 746

16-06-2012e2Cada vez es más incómodo ser mujer y/o extranjera en la plaza Tahrir de la capital egipcia, donde comenzó la revuelta popular en enero de 2011.

Desde hace semanas, grupos de hombres armados con palos y cinturones son responsables de agresiones sexuales contra manifestantes mujeres y periodistas extranjeras a la vista de todo el mundo.

Un fotógrafo estadounidense presenció cómo unos hombres agredían a una danesa, arrastrándola hasta un edificio de la plaza Tahrir. Los egipcios que trataron de ayudarla también fueron violentados. Y un periodista de AP vio cómo era atacada otra mujer extranjera.

A varias musulmanas les sacaron su hiyab y las acosaron sexualmente tratando de sacarles más ropa.

"No vayas ahí o te atacarán, hay muchos hombres peligrosos", alertó un joven a esta periodista de IPS. "Vi cómo le sacaban la ropa a una extranjera la otra noche", apuntó.

Para empeorar la situación, la televisión estatal alertó a la población egipcia de no hablar con extranjeros porque probablemente sean espías trabajando para agencias de inteligencia del exterior. El aviso no fue retirado luego de recibir duras críticas y ser ridiculizado.

Una de las mujeres acosadas y golpeadas fue acusada de ser una espía israelí. Luego, unos empleados la arrastraron, con traumatismos y sangrando, hasta una estación dispensadora de combustible, lo cual posiblemente la salvó de ser linchada por la muchedumbre.

"¡Trabajas para Israel!", gritó un hombre de mediana edad mientras esta periodista hablaba con varios manifestantes. Eso hizo que algunos de los entrevistados se volvieran hacia ella con una mirada hostil.

Una turba de hombres también atacó a un grupo de 100 mujeres que junto a sus compañeros protestaban contra la violencia sexual contra las manifestantes en la misma plaza Tahrir.

A las mujeres les tiraron piedras y botellas, al igual que a los hombres que se habían acercado a protegerlas. También se escucharon disparos. La protesta había sido organizada a través de las redes por Internet de Twitter y Facebook, con apoyo de organizaciones de la sociedad civil.

Algunos activistas sostienen que los ataques son organizados por el Estado, como las agresiones sexuales perpetradas por hombres de seguridad del expresidente depuesto Hosni Mubarak (1981-2011), cuando comenzaron las manifestaciones masivas contra su régimen en 2006.

"Tratan de intimidar a las mujeres para que no participen en las protestas", dijo la periodista egipcia Bisan Kassab, de 29 años.

"También es un intento de desacreditar a los revolucionarios en nuestra sociedad conservadora, según la cual las manifestantes que se aventuran de noche con hombres son consideradas moralmente cuestionables", apuntó.

"No se trata de agresiones nocturnas en un callejón, sino de grupos de hombres que lo hacen a la vista de todo el mundo", dijo Kassab a IPS. Ella cree que las agresiones son de dos tipos.

Algunos son "egipcios sexualmente frustrados por no poder casarse antes de tener suficiente dinero para pagar una casa y la boda, debido a la alta tasa de desempleo. También se sienten castrados por el régimen de Mubarak y buscan blancos débiles para sentirse con poder".

"Pero los otros ataques son organizados desde el Estado. Es obvio por la forma en que fueron coordinados" explicó Kassab.

"Esos ataques suelen ocurrir en tiempos de inestabilidad política, como elecciones o manifestaciones", apuntó.

En cierto grado funcionó, pues varias mujeres no quieren regresar a la plaza por miedo a ser agredidas.

"Es desagradable, nos hace sentir inferiores a los hombres. Vinimos para rendir homenaje a los mártires y así es cómo nos tratan", dijo Shimaan Mohammad, de 23 años, a IPS. "Dejen de llamarlo acoso, Me enferma, pues es un ataque", dijo molesta Sally Zohny.

Un joven que no quiso dar su nombre, trató de justificar las agresiones señalando a IPS que "quizá las mujeres llevaban ropa atrevida o quizá eran ladronas".

"¿Qué hacían esas mujeres de noche en la plaza? ¿Y para qué vinieron?", preguntó otro joven, quien dijo llamarse Ahmed.

Mientras, numerosos periodistas extranjeros debaten sobre la creciente xenofobia en Egipto, alentada por los medios estatales. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web