Imprimir

Más mujeres al poder, campaña contra una vergüenza

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 480

07-03-2012e2Un grupo de organizaciones sociales impulsa en Chile la campaña Más Mujeres al Poder, que busca una mayor incorporación femenina a cargos de decisión pública y representación popular, para avanzar a una democracia paritaria.

"Más Mujeres al Poder nace de la convicción profunda, el análisis y el diagnóstico de la subrepresentación de las mujeres en la toma de decisiones y, en cierta medida, los ciertos retrocesos en cuanto a la importancia de la presencia de mujeres en los espacios de toma de decisiones", explicó a IPS la socióloga Teresa Valdés.

La directora del Observatorio de Género y Equidad explicó que esta lucha es "un viejo anhelo pero hoy tiene un nuevo impulso ante el retroceso evidente del gobierno de Sebastián Piñera en materia de igualdad y en la perspectiva de las elecciones municipales de octubre".

La campaña se integra a las acciones del movimiento de mujeres organizadas en el país por el Día Internacional de la Mujer, que se celebra este jueves 8.

Chile incorporó el voto femenino a su legislación en 1934, cuando las mujeres quedaron facultadas para elegir y ser elegidas en elecciones municipales. Pero solo en 1949 las chilenas lograron un voto político y en 1952 pudieron sufragar por primera vez en una elección presidencial.

Tuvieron que pasar más de 50 años para que fuera elegida la primera presidenta, la socialista Michelle Bachelet (2006-2010), ahora directora ejecutiva de ONU Mujeres.

Las mujeres representan algo más de la mitad de los 17,5 millones de habitantes de Chile, 53 por ciento del electorado y 43 por ciento de la fuerza laboral.

Pero su participación en cargos de representación popular alcanza solo 12,7 por ciento en la cámara baja del bicameral Congreso legislativo y apenas un cinco por ciento en el Senado.

"Chile está por debajo del promedio de la región respecto de mujeres en espacios de toma de decisiones y en déficit respecto de los compromisos internacionales que hemos suscrito como Estado para aumentar la representación", señaló a IPS la coordinadora de la campaña, Carolina Carrera, presidenta de la Corporación Humanas.

Las cifras de la participación femenina chilena en espacios de representación, "son una vergüenza", sentenció.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) detalla que la representación de mujeres en el Poder Legislativo de Chile es de 14,2 por ciento, muy por debajo del promedio de la región, de 22,4 por ciento.

El país se ubica por encima de Colombia (12,7), Paraguay (12,5) o Brasil (8,6), pero por debajo de Cuba (43,2), Costa Rica (38,6) y Argentina (38,5).

Pero Valdés detalló que la campaña desestima que en Chile el camino para aumentar la presencia femenina en el poder político sea una ley de cuotas, como las que impulsaron la alta participación en Argentina y Costa Rica, por ejemplo.

"Lo de las cuotas ha quedado viejo", afirmó. Dado que "la sociedad está compuesta por hombres y mujeres por igual, no corresponde hablar de ley de cuotas, corresponde hablar de una representación equilibrada en todos los espacios", argumentó.

La directora del Observatorio resaltó que "eso sí, las cuotas han sido instrumentales para avanzar hacia una sociedad paritaria".

Para Valdés lo preocupante es que hasta 2010 Chile aparecía como el país más avanzado en la región en materia de políticas públicas para la igualdad, tras 20 años de políticas continuadas en la materia, que fueron aceleradas durante el cuatrienio de Bachelet.

"Éramos tomados como modelo en América Latina, pero al mismo tiempo somos un país que no logra avanzar en la representación de las mujeres en el sistema político", dijo.

Debido a esto, Más Mujeres al Poder demanda reformas sustanciales al sistema político electoral vigente en Chile, que fue diseñado en 1980 por la dictadura del ya fallecido Augusto Pinochet (1973-1990).

La campaña reclama una nueva Constitución política, el cambio del sistema electoral binominal, que privilegia la existencia y dominio de dos grandes conglomerados partidistas; leyes para la igualdad; partidos políticos democráticos, transparentes y paritarios, y financiamiento público preferencial a campañas de mujeres.

Las coordinadoras de la campaña consideran este el momento propicio para su difusión, más aun cuando en las elecciones municipales de octubre el padrón electoral pasará de ocho millones a 12,5 millones de personas, al entrar en vigor una reforma al sistema electoral que establece la inscripción automática y el voto voluntario. Del total de 4,5 millones de nuevos votantes, 80 por ciento serán menores de 35 años.

Pese a la reforma, Carrera aseguró que los temas de la igualdad se mantienen excluidos de la discusión política. "No hemos visto análisis alguno de cómo las reformas podrían impactar la participación política de las mujeres", explicó.

Carrera precisó que "por eso la campaña habla no solo de representación paritaria sino que también de una nueva Constitución, porque queremos la paridad no solo numérica sino que existan leyes de igualdad".

"Las reformas políticas que se vienen no pueden ser pensadas sin los efectos diferenciados que estas tienen en la incorporación de hombres y mujeres en el espacio de la política pública. Creemos que este país debe romper con esta lógica machista de que el espacio público es particularmente masculino", enfatizó.

En esa línea, Valdés subrayó que en el año 2006, cuando asumió Bachelet, se alcanzó la paridad numérica (50 por ciento) en el gabinete ministerial, una paridad relativa que se mantuvo hasta 2010 (40-60 por ciento).

"Pero el actual gobierno cuenta solamente con 18 por ciento de mujeres en esos cargos", indicó.

Carrera destacó avances durante el gobierno de Bachelet, una mujer de izquierda, separada, torturada y exiliada por la dictadura, que fue cuestionada por su modo "tan femenino" de gobernar, sin "mano dura".

"El avance más simbólico es que la presencia de una mujer en el poder abre la idea en el imaginario de los niños y niñas del país de que se puede llegar a ser presidenta siendo mujer", opinó.

Actualmente, América Latina y el Caribe cuenta con cuatro jefas de gobierno: Cristina Fernández (Argentina), Dilma Rousseff (Brasil), Laura Chinchilla (Costa Rica) y Kamla Persad-Bissessar (Trinidad y Tobago). Para Valdés ello es el resultado de la lucha de las mujeres durante todo el siglo XX.

"A inicios del siglo pasado las mujeres ni siquiera éramos ciudadanas", comentó, mientras que en lo que va del presente van cinco, Bachelet incluida. "Son tremendas mujeres, con una trayectoria de lucha", destacó Valdés.

Por eso, añadió, la lucha por abrir espacios se mantiene, como lo ha hecho desde hace décadas.

"Quizás serán otras las líderes que llevarán las banderas, pero la lucha continúa hasta que consigamos la democracia paritaria que tanta falta nos hace", concluyó. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web