Imprimir

Maltratadas, encarceladas y estigmatizadas

on . . Visitas: 701

05-02-2012e2Las mujeres en la Institución Correccional Penal de Pozarevac de Serbia son doblemente víctimas: han sufrido décadas de violencia sexista y luego han sido encarceladas, algunas hasta por 15 años, por haber matado a sus parejas.

En un raro ejemplo de cooperación entre las organizaciones de la sociedad civil y el gobierno serbio, se ha puesto en marcha un gran plan para brindar luz sobre este fenómeno y crear conciencia entre la población.

"Existía un plan general para mejorar las condiciones de las mujeres en prisión", explicó a IPS la directora de la Sociedad de Victimología de Serbia (SVD), Vesna Nikolic Ristanovic.

"Pero cuando nos dimos cuenta de que una de cada 10 de ellas habían sido sentenciadas por matar a sus parejas tras sufrir años de violencia familiar, decidimos lanzar una acción más amplia", detalló.

Agregó que el esfuerzo incluía "apoyo, educación y programas de inclusión una vez que se reincorporan a la sociedad".

"Las mujeres viven con las experiencias traumáticas combinadas de la violencia (doméstica) y su crimen, cargan el estigma una vez que han regresado a la sociedad y afrontan la posibilidad de convertirse otra vez en víctimas y perpetradoras", añadió.

Estadísticas de la SVD revelan un aumento anual de los casos de violencia familiar, que crecieron 30 por ciento en 2010 y otro 30 por ciento en 2011.

Un nuevo estudio realizado por la SVD concluyó que más de la mitad de las mujeres en Serbia sufrieron alguna forma de violencia intrafamiliar el año pasado, y que al menos 44 murieron a manos de su pareja en ese periodo.

El año pasado, 16 mujeres, la mayoría de entre 60 y 70 años, víctimas por décadas de violencia de género, fueron condenadas a prisión por haber matado a sus respectivas parejas, y enviadas a Pozarevac.

Esta cárcel, única en su tipo para mujeres en Serbia, lleva el nombre de la localidad en que fue construida en 1874, a unos 120 kilómetros al este de Belgrado. Actualmente alberga a 769 reclusas.

"De la prisión a la vida sin violencia" es el nombre del plan conjunto de dos años de duración a cargo de la SVD.

Cuenta con la participación de la Oficina del Defensor del Pueblo, la secretaría del gobierno encargada de temas de igualdad de género y combate a la violencia doméstica, y la administración de Pozarevac.

El proyecto busca instruir al sistema judicial sobre los impactos de la violencia machista en el ámbito familiar y las respuestas violentas específicas de las mujeres víctimas de abusos, explicó Milos Jankovic, de la oficina del Defensor del Pueblo, encargado de protección de los derechos de los reclusos.

"Las políticas punitivas eran prácticamente la única área en la que los hombres y las mujeres era iguales en Serbia", dijo Jankovic a IPS.

"Las mujeres eran sentenciadas a penas de prisión tan graves como los hombres, a más de 15 años o más en casos de asesinatos, sin importar la tortura que habían sufrido y que las había llevado a cometer el crimen", añadió.

Sin embargo, reformas judiciales en los últimos años y un crudo análisis de la violencia de género llevaron a la primera sentencia "indulgente" (de dos años y medio) para una mujer que mató a su pareja maltratadora.

El crimen fue catalogado de "homicidio en estado afectado", pues se consideró que la acusada se encontraba bajo una fuerte presión mental cuando cometió el delito.

Para activistas como Jankovic, que trabajan en estos temas a diario, esa sentencia fue una victoria.

El Comité Helsinki para los Derechos Humanos en Serbia lanzó una campaña para exhortar a los jueces a que, a la hora de dictar sentencia, tuvieran más en consideración los maltratos sufridos por las mujeres imputadas.

También lanzó una iniciativa, apoyada por las líderes políticas y activistas más prominentes de Serbia, para solicitar indultos y liberaciones anticipadas de algunas reclusas.

Serbia es todavía una sociedad fuertemente tradicional y patriarcal, en la que se considera que los asuntos familiares deben ser en todo momento privados. Pero la campaña nacional ha animado a muchas mujeres a romper el silencio y contar sus historias. Más de 6.500 casos de violencia de género fueron reportados entre enero y noviembre de 2011.

"El aumento de casos reportados no necesariamente indica que haya más abusos, sino más bien que existe una creciente conciencia entre las personas", dijo Jasmina Nikolic, de la oficina de víctimas de la SVD.

"El creciente estímulo (del gobierno y de la sociedad civil organizada) para que reporten los abusos y pidan protección ha servido para esto", dijo a IPS. Anka Gogic Mitic, guardia de Pozarevac, señaló que las mujeres que cumplían sentencias por asesinato y otros crímenes contra sus parejas procedían "de todas las estructuras sociales, niveles educativos y situaciones financieras".

"Tratamos de trabajar en el fortalecimiento de sus capacidades y en prepararlas para la inclusión social una vez que se van", dijo a IPS.

El plan no solo provee capacitación profesional en panadería, costura y hostelería, sino que también ofrece la asistencia de un grupo de cuatro psicólogos que las ayudan a superar sus experiencias traumáticas de violencia, la mayoría de las cuales se originan en la infancia.

Muchas niegan el grave crimen que han cometido o tienen vergüenza de hablar con sus hijos, ya crecidos, y con el resto de sus familias, dijo Gogic Mitic.

"Los temas que afrontan estas mujeres solo pueden ser descritos como delicados y complejos. Ningún caso es igual a otro, solo en la superficie. Tenemos la esperanza de que no las veremos más en esta instalación, y ponemos todo nuestro esfuerzo en esa meta", añadió. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web