Imprimir

“Europa tira un millón de toneladas de peces al año”

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 442

elpais

18-10-2012jeLos ojos se le abren como platos cuando ve servir un humeante café en un vaso con hielo. Su trabajo le ha llevado de ruta por medio mundo, pero sigue manteniendo esa emoción casi infantil, luminosa, de descubrir cosas desconocidas, por nimias que sean. Es lo que le mantiene vivo, sostiene. "¿Pero entonces es frío y a la vez caliente?". Will Anderson, director y productor de la serie Fish fight, aterriza en Madrid en un viaje exprés, apenas 24 horas. El tiempo suficiente para presentar el documental de 50 minutos que resume el mensaje de la producción (que también se mostrará en Barcelona el 6 de noviembre), y que forma parte de la campaña Ni un pez por la borda, que denuncia la práctica de los descartes, impuesta por una ley europea. Los pescadores trabajan con sistemas de cuotas: cuando han alcanzado el cupo permitido de una cierta especie, tienen que devolver al mar los excedentes, muertos o heridos. "En aguas europeas se tira más de un millón de toneladas al año. Es ridículo, no tiene ningún sentido".

Con una vitalidad tan juvenil como su ingenua sonrisa ante los pequeños detalles, empieza a escrutar la carta. Agacha la cabeza, la levanta, y hace un gesto de divertida y absoluta incomprensión. "Aunque pasé un año de Erasmus en Barcelona en mi época de estudiante y cogí un poco el español", apuntilla. Toca tirar de móvil para ver la traducción de los nombres de los pescados. Tras un rato de informadas explicaciones, acaba recomendando los calamares rebozados: el resto de las variedades no sabe de dónde provienen; el camarero tampoco. "Hay especies que depende de dónde procedan, es sostenible comerlas o no".

El director de la serie 'Fish fight' denuncia la práctica de los descartes

Con un BAFTA británico por Fish fight, otro por el documental Welcome to Lagos, y otros tantos galardones catódicos, Anderson (Londres, 1974) se considera un cineasta "afortunado". No deja de repetirlo. "Yo no era uno de esos niños que se pasan el día viendo películas. Tenía los sueños de un chico normal: quería ser bombero o conductor de trenes, aunque mi padre era periodista, así que crecí rodeado de medios". Cuenta, picando más del pan que de los calamares y la colorida ensalada de la casa, que quedó enganchado en las redes de la televisión estando en la universidad, donde estudió literatura inglesa. "Lo que siempre me ha gustado son las historias".

Su enfoque se ha centrado, a excepción de esta última empresa, en la antropología. Pero el universo submarino es ahora lo que le mantiene ocupado. Junto a la productora con la que trabaja, Keo, y nuevamente con Hugh Fearnley-Whittingstall, el protagonista de Fish fight, se va a embarcar —literalmente— en una nueva temporada de la serie, esta centrada en demandar la creación de más reservas marinas. Su labor de concienciación sobre los descartes ha conseguido llevar el debate a su Parlamento nacional y al europeo, al que quieren presionar para que modifique la ley, y han ayudado a modificar los hábitos alimentarios de muchos compatriotas, ya que supermercados y empresas de comida han tomado medidas de enmienda por el impacto de Fish fight. "Cuando acabas un programa, ese suele ser el final de todo, pero con esta serie ha sido el comienzo. Es muy emocionante ver cómo puedes hacer que las cosas cambien en el mundo real".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web