Imprimir

Agosto será inestable y tormentoso

on . . Visitas: 494

elcorreo

31-07-2011Las previsiones no pintan bien para agosto, después de haber soportado el julio más lluvioso desde 1956. Aunque los meteorólogos prefieren no mojarse con las predicciones a largo plazo, ya que un error puede hacer mucho daño a la hostelería, sí apuntan que las temperaturas serán suaves -en pocas ocasiones se superarán los 25 grados- y habrá muchas jornadas con tormentas y precipitaciones. El tiempo será peor en la costa cantábrica que en el interior. Dan un consejo: cada vez que salga un rayo de sol hay que lanzarse a la playa... Y en septiembre llegarán los cielos despejados y el calor.

«Cuando en el Cantábrico el tiempo se tuerce en julio es difícil, casi imposible, que en agosto levante cabeza. Julio malo, agosto peor», comenta la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología en Euskadi (Aemet), Margarita Marín. «Será un mes marcado por la inestabilidad atmosférica», vaticina. Tormentoso y con temperaturas suaves, nada de calores. Adelanta que este verano puede llegar a parecerse al de 2002, marcado por fuertes precipitaciones. En todo caso, Marín asegura que los cielos estarán más despejados en el interior que en la costa. «Para garantizar el sol habrá que ir a La Rioja, al norte de Burgos o a la ribera navarra», aconseja.

En la Agencia Vasca de Meteorología son algo menos pesimistas. «Agosto será más fresco de lo habitual, pero con ambiente agradable y las precipitaciones normales para esas fechas», señala, prudente, su director, José Antonio Aranda. Aclara que en las predicciones a más de 15 días solo se acierta «en el 50% de las ocasiones», por lo que es «muy arriesgado hacerlas». «Son más estudios de probabilidades que con una base física», comenta. Detalla que las previsiones a un mes vista no las elaboran las agencias vascas o estatales, se recogen desde centros europeos y americanos, de bastante fiabilidad. Tampoco ninguno de ellos augura buen tiempo para Euskadi.

Más fresco de lo habitual

La previsión que hizo la agencia americana para julio acertó de pleno, adelantó que sería un mes lluvioso y fresco. Euskalmet se apoya en los informes de este servicio para avanzar el pronóstico de los próximos 30 días. «Dibujan un agosto como otros en Euskadi, con precipitaciones, pero lo normal aquí, aunque algo más fresco», subraya Aranda. Para septiembre todos los centros de meteorología extranjeros coinciden en anunciar buen tiempo en Euskadi.

La predicción para la próxima semana ya es más fiable. Agosto comienza con viento sur y temperaturas propias del verano. Mañana se podría, incluso, hablar de calor, con máximas de 26 grados en la costa, 27 en Bilbao, 30 en Vitoria, y dos grados más en La Rioja alavesa. Una alegría pasajera. El martes llegan las tormentas y la inestabilidad se prolongará durante toda la jornada del miércoles. Un jueves cubierto y gris dará paso a un fin de semana en el que será posible hacer planes al aire libre. Al menos, el domingo próximo no lloverá, anticipa la responsable de Aemet.

Aranda anima a disfrutar de este arranque de agosto ya que, aunque entre un frente durante la noche del lunes, las tormentas serán dispersas, afectarán a zonas concretas, y se registrarán temperaturas suaves. No hará frío. De martes a viernes los termómetros marcarán máximas entre los 22 y los 24 grados en la costa y dos o tres puntos más en el interior.

En Aemet no descartan, incluso, que la segunda quincena de agosto sea peor que la primera. Margarita Marín detalla que el servicio alemán del que recogen los 'partes' habla de «tormentas y frío» para esa época. «Sobre Islandia hay situada una borrasca y una gota fría... son frentes que nos llegarán aquí», detalla.

Las pistas que dan los meteorólogos hacen pensar que agosto no será muy diferente a julio, un mes en el que se han batido récords de lluvias. El informe de Euskalmet lo define como un mes húmedo, principalmente en la vertiente cantábrica, en el noreste del territorio y en puntos de la costa vizcaína; mientras que en la Rioja alavesa ha sido seco. Las comarcas de San Sebastián y Bajo Bidasoa fueron las que más agua recibieron, junto con la localidad vizcaína de Bermeo. En algunos puntos se registraron los valores más altos de precipitaciones desde mediados del siglo pasado. En el Gran Bilbao se quedaron lejos de esas cantidades y hacia el sur, en Álava, los frentes fueron más escasos.

El análisis de la Agencia Vasca de Meteorología resalta también el elevado número de días de lluvia registrados en la vertiente cantábrica este mes, hasta 20 en puntos de la costa guipuzcoana. El día 12 de julio puede considerarse el más lluvioso, especialmente en el noreste de Gipuzkoa: en Jaizkibel, Añarbe y Oiartzun.

Julio también se ha comportado como un mes frío en el País Vasco e, incluso, muy frío en el territorio guipuzcoano. Las medias rondaron los 19 grados en la costa y los 17 en la Llanada Alavesa, uno por debajo de la media del período 1971-2000. En estas últimas semanas se registraron fuertes rachas de viento, de hasta 111 kilómetros por hora en Matxitxako.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web