Imprimir

Estafa a costa del expolio del águila imperial

on . . Visitas: 400

larazon

02-07-2011bisLa operación «Horus» ha destapado una red a nivel nacional de expolio de aves rapaces y nidos. En total, la Guardia Civil ha detenido a 16 personas que estaban repartidas entre nueve comunidades autónomas y se han intervenido 101 rapaces vivas y otras once que se encontraban muertas y en estado de congelación. Entre las especies afectadas se encuentran ejemplares de águila imperial, halcón peregrino, cernícalo y gavilán.

Esta operación dio comienzo en el mes de enero, cuando el Seprona tuvo constancia de prácticas expoliadoras en algunos nidos de la provincia de Ciudad Real, que también tenía conexiones con otras comunidades autónomas, entre las que se encontraban Andalucía, Murcia, Galicia, Asturias y el País Vasco. Las investigaciones pronto dieron sus frutos y constataron la existencia de una red de personas aficionadas a la cetrería que eran quienes cometían estos delitos. Los implicados tenían distintos grados de implicación y de este modo unos se dedicaban al expolio directo de nidos y otros elaboraban documentos y anillas falsas para identificar a los ejemplares.

Con el fin de obtener pruebas que demostrasen las irregularidades cometidas, la Guardia Civil ha procedido al registro de 21 domicilios y varios locales. En uno de ellos, en Murcia, se han encontrado una incubadora de rapaces con dos huevos, material informático y quirúrgico, un revólver, 15.000 euros en efectivo, trampas, documentos de cesión de aves rapaces, así com anillas para identificar a las mismas.

Los precios de compra de los pollos robados podrían oscilar entre los 1.000 y los 3.000 euros, aunque fuentes policiales han descubierto transferencias bancarias por valor de hasta 18.000 euros. De este modo, la Guardia Civil estima que el valor económico de este negocio fraudulento podría cifrarse entre los 200.000 y los 400.000 euros anuales.

Entre los imputados se encuentran tres empleados y el director del centro de cría en cautividad del águila imperial San Jerónimo de Sevilla, cuya empresa gestora llevaba nueve años falsificando datos que justificasen el éxito de su trabajo para poder seguir cobrando las subvenciones que le proporcionaba la Junta de Andalucía.

Según el Seprona, los implicados robaban huevos y pollos de águila imperial y los llevaban al centro, donde los presentaban como nacidos en el medio natural, para cobrar la subvención de la administración andaluza, que rondaba el millón de euros al año.

La Junta se personará en el caso

El consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, ha señalado que se sienten «víctimas» de esta estafa ya que el ejecutivo andaluz había abonado subvenciones al centro de cría en cautividad del águila imperial de Sevilla, por lo que ha admitido que se personará en la causa. Díaz Trillo ha afirmado que «van a llegar hasta el final de la mano de la investigación, tanto policial como judicial» para que se aclare, cuanto antes y estos hechos «no afecten al programa de recuperación del águila imperial en España y en Europa».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web