Imprimir

Ver el árbol y también el bosque

on . . Visitas: 511

verUna organización con sede en Costa Rica ofrece a cualquiera en el mundo que tenga interés patrocinar el cultivo responsable de árboles para combatir la deforestación y, por ende, el cambio climático.

La deforestación se cobra 5,2 millones de hectáreas anuales y los gobiernos no llegan a un nuevo pacto para frenar las emisiones de carbono que alteran el clima. Pero en medio de la desesperanza, los integrantes de la Comunidad de Árboles para Carbono de Costa Rica (CCT, por sus siglas en inglés) decidieron que no esperarían a que la industria o los gobiernos arreglaran el problema. Tendrían que encargarse los ciudadanos comunes.

"Nuestro modelo se basa en redes de recolección de semillas en comunidades apoyadas por personas de todas las edades y nacionalidades, hombres y mujeres", dijo a IPS Jennifer Leigh Smith, fundadora y directora de la organización.

"Habitualmente, la producción de los árboles se distribuye entre las familias de las comunidades en las que trabajamos", señaló.

Además de ayudar a secuestrar dióxido de carbono, promover la biodiversidad e impedir la erosión del suelo, Smith dijo que estos proyectos potencian el desarrollo socioeconómico local.

"CCT trabaja con las comunidades para crear conciencia sobre la reforestación mediante el trabajo práctico, bien pago y socialmente responsable", explicó.

"A las comunidades les emociona recolectar semillas y comprenden de un modo renovado cuán importante es preservar el bosque que queda para las futuras semillas", dijo.

"Vemos que la gente aprende de primera mano que es mejor plantar el árbol y cuidarlo que ir al bosque y talar los antiguos, lo que es un problema común en Costa Rica, dado que los pobres cargan con el mantenimiento de las reservas forestales aún cuando no pueden comprarles zapatos a sus hijos", agregó.

Este 2011 fue designado Año Internacional de los Bosques y 2012 Año Internacional de las Cooperativas. Este 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente. Claramente hay un nexo que refleja un renovado impulso a las iniciativas locales de desarrollo sustentable, particularmente vinculadas a los bosques.

"CCT está usando al iniciativa para divulgar el mensaje y ayudarnos a conseguir publicidad", dijo Smith.

Fundada en 2000, CCT ya ha plantado más de 385.000 árboles en Costa Rica, principalmente para reforestar tierras agrícolas. Participa en proyectos privados, comunitarios o corporativos. Patrocinar un árbol cuesta 25 dólares, lo que cubre el costo de plantarlo y transportarlo.

La organización también trabaja en asociación con el Año Internacional de los Bosques, en una iniciativa llamada "Pacto por la vida" que promueve su trabajo entre los patrocinadores internacionales y las comunidades locales.

Smith enfatizó que, además de mitigar el cambio climático, la reforestación ayuda a reponer los acuíferos subterráneos y a impedir deslizamientos de tierras cuando hay lluvias torrenciales.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, unos 1.600 millones de personas en el mundo dependen de los bosques para obtener su sustento.

"Crear flujos alternativos de ingresos es vital para preservar lo que queda de las selvas tropicales, además de plantar nuevas series de mezclas de especies nativas para el futuro", observó Smith.

Cada 5 de junio desde 1972, miles de personas celebran el Día Mundial del Medio Ambiente. El acontecimiento fue creado por el PNUMA para crear conciencia sobre los numerosos desafíos que la humanidad enfrentaba y todavía enfrenta.

Según el portavoz del PNUMA Nick Nuttall, los desafíos identificados en la Cumbre de la Tierra celebrada en 1992 en Río de Janeiro –cambio climático, agua y bosques, entre otros—continúan siendo una importante preocupación.

"Cada año, (el Día Mundial del Medio Ambiente) parece crecer", dijo a IPS, enfatizando la urgencia de que gobiernos y ciudadanos se vuelvan más concientes y actúen para proteger su entorno natural.

El PNUMA también se ha centrado en volver verdes acontecimientos internacionales como la Copa Mundial de Fútbol de Alemania en 2006 y la del año pasado en Sudáfrica, señaló.

El director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, viajó a Brasil para debatir las condiciones en que se desarrollarán la Copa Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos en 2014 y 2016 respectivamente.

El objetivo del PNUMA "no es sólo un acontecimiento deportivo fantástico, sino también amigable con el ambiente", dijo Nuttall. Y aunque esta clase de eventos excepcionales "no van a cambiar el mundo de la noche a la mañana, son parte de una conciencia cada vez mayor entre la población, las comunidades, el empresariado y los gobiernos", concluyó.

Mientras, una coalición internacional de académicos y ambientalistas lanzó en la Organización de las Naciones Unidas una campaña mundial para lograr una "Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra".

Maude Barlow, presidenta del no gubernamental Consejo de Canadienses, dijo a IPS que los derechos de la naturaleza se basan en la noción de que el mundo natural es un sistema plenamente operativo, una comunidad que tiene sus propias leyes. Por lo tanto, es necesario que los humanos creen leyes que sean compatibles con las de la naturaleza.

Esto significa promover el desarrollo humano y comunitario de un modo que proteja a la naturaleza y promueva la sustentabilidad, dijo Barlow, ex asesora sobre temas de agua en la Organización de las Naciones Unidas.

"¿Qué ocurriría si creáramos leyes para darle a la Tierra y a otras especies el derecho a existir?", preguntó.

"Si creemos que los derechos son inherentes y que existen en virtud de nuestra creación, entonces pertenecen a toda la naturaleza, no solamente a los seres humanos", sostuvo. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web