Imprimir

Los últimos lobos murcianos aullaron en Moratalla

on . . Visitas: 794

laverdad

20-04-2011treMucho ojo, amigos, porque el lobo ha vuelto a Cataluña. ¡Auuuuuuuuuuu! Y ha vuelto para quedarse, según los científicos que están siguiendo sus andanzas por el parque natural de Cadí-Moixeró, donde rondan desde hace unos años trece ejemplares procedentes del sur de Francia, lo que dice mucho de la inteligencia y la resistencia de estos carnívoros buscavidas. Me gusta saber que el 'canis lupus' recupera terreno, que reclama su papel protagonista en el bestiario ibérico. Bajan de Castilla y León hacia Madrid y Extremadura, se dejan notar otra vez en Andalucía, hacen incursiones a sólo 40 kilómetros de Barcelona city... Estas noticias me llevan a releer la historia de los últimos lobos murcianos, que recreó el escritor Manuel Moyano en su libro de viajes 'El lobo de Periago. Historias de la Murcia rural' (Natursport, 2004). Lectura que os recomiendo.

"A primeros de siglo había una lobería por estos parajes, y el tío Ramón Vaquero, que era bisabuelo de Juan, estaba en el cerro con el ganado cuando vio un lobo sobre la Morra, y dio aviso a todos los que llevaban escopeta, de éste y de otros pueblos. (...) Esto pudo ser por el año veinte. El animal era tan grande que daba miedo acercársele; aún estaba vivo, y si le tiraban piedras las atrapaba en el aire de una dentellada". Son recuerdos del paisano de Los Odres Juan Francisco Torres recogidos por Manuel Moyano, un escritor cordobés afincado en Molina de Segura que ha escrito páginas para enmarcar sobre la Murcia profunda y desconocida. Este lobo muerto a tiros acechaba al ganado en Sierra Seca, o Revolcadores, aunque el relato recoge el acoso a otro ejemplar que cayó aplastado por un pedrusco a manos de un tal Facundo en El Sapillo, una cortijada de Nerpio que hoy alberga un complejo de turismo rural.

En Lorca y Totana también causaron estragos los lobos, como recogió hace unos años la publicación que editan los agentes medioambientales. He tratado de recuperar ese texto sin éxito, pero recuerdo bien que se hablaba de diferentes sagas de loberos encargados de mantener a raya las "alimañas" en el Valle del Guadalentín (si alguien tiene acceso a esos datos, se agradecería que pusiera el enlace). Y en la Sierra de Almenara aún podemos visitar el caserío de Los Loberos, topónimo que deja pocas dudas.

Ovejas que se mueven nerviosas en el corral, pastores que pasan la noche con un ojo abierto, leyendas contadas a la luz de la lumbre, un aullido que pone los pelos de punta, la piel que cuelga sobre la chimenea como un trofeo... Estampas de otra época... no tan lejana, puesto que hace menos de diez años aún vivían testigos más o menos directos de estas escaramuzas que un siglo atrás formaban parte del día a día en el mundo rural. Cuando el lobo era el enemigo que una mala noche podía arruinar la economía de una familia, entre las ovejas desolladas y las que morían asfixiadas o directamente del susto.

Los lobos más cercanos a la Región corren por la Sierra de Andújar (Jaén), desde donde pueden llegar hasta el Noroeste a través de Cazorla... si se lo proponen y les dejan, porque la aparición de un depredador como el lobo pone a prueba el consenso social. ¿Regresará el lobo a Murcia? Esta pregunta aparece de vez en cuando en comentarios del blog, y cada vez que la leo pienso que es muy difícil, aunque sería bonito, una especie de acto de justicia poética. Aunque tampoco se lo esperaban en Cataluña, por cierto. ¡Auuuuuuuuuuuuuuu!

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web