Imprimir

España se convierte en el primer productor eólico de Europa

on . . Visitas: 553

abc

08-04-2011bisAunque no soplan buenos vientos en el mercado eólico mundial, que disminuye por primera vez en 20 años, la eficiencia del sistema español ha salido respaldada en 2010. Por primera vez, España ha superado a Alemania como productor de energía eólica, convirtiéndose en el primer productor europeo de esta fuente energética. Así, la generación de electricidad con energía eólica en 2010 alcanzó en nuestro país los 42.976 GWh frente a los 36.500 producidos por Alemania, según los datos del Barómetro Eurobserver, el observatorio de energías renovables de la Comisión Europea. Con esa producción, se cubrió el 16,4 por ciento de la demanda de electricidad de los españoles el año pasado.

Unos datos que sin duda han contribuido a que las renovables hayan sido en 2010 la primera fuente de generación eléctrica con el 32,6 por ciento del total, según el Balance Energético presentado la semana pasada, y que demuestra, según Javier García Breva, presidente de la Fundación Renovables, que «se está produciendo un cambio de modelo energético con un incremento de la participación de las energías renovables que desplazan a las fuentes convencionales como los ciclos combinados de gas, la nuclear o el carbón». Tanto es así que el pasado mes de marzo la eólica fue también la primera tecnología del sistema eléctrico cubriendo un 21 por ciento de la demanda.

No obstante, Alemania mantiene el primer puesto de Europa en potencia instalada, con un total de 27.214 MW eólicos a 31 de diciembre de 2010. España ocupa el segundo lugar, con 20.676 MW. Esto demuestra el buen funcionamiento del sistema español, pues con menos potencia instalada ha logrado producir más electricidad procedente de la eólica. Las razones para esta eficacia del modelo español, según la Asociación Empresarial Eólica (AEE), son cuatro: los elevados índices de viento registrados en España el año pasado; unos costes de generación menores porque nuestros parques funcionan más horas; unos aerogeneradores más modernos que los alemanes, pues nuestro mercado eólico empezó a desarrollarse más tarde, y un mejor sistema de conexión a la red.

A pesar de estos buenos datos, la realidad es que el ritmo de crecimiento del sector eólico a nivel mundial se tambaleó el pasado año con un descenso del 5,8% hasta los 35,7 GW en 2010 (37,9 GW en 2009), en buena parte por el revés sufrido por el mercado norteamericano pero también por la ralentización del mercado europeo.

Según la AEE, la ralentización del mercado español se debe a los nuevos procedimientos administrativos para la instalación de turbinas de viento, como el registro de preasignación, que da mayor control al Gobierno sobre la ubicación de nuevos parques eólicos. La incertidumbre sobre el nuevo marco regulatorio lastra también el avance del sector.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web