Imprimir

`El teletrabajo y las reuniones a distancia pueden contribuir a frenar el cambio climático´

on . . Visitas: 713

fundacionmasfamilia_lh

La contaminación y el cambio climático son dos problemáticas recurrentes ante las que se plantean muchas estrategias RSE, y lo mismo sucede con la conciliación entre el trabajo y la familia. Sin embargo, no es sencillo para las empresas conseguir cumplir a la vez estos dos objetivos de sostenibilidad y compromiso. Por ello, son especialmente útiles aquellas medidas que logren efectos positivos para ambos elementos.

Roberto Martínez, director de Fundación Másfamilia, propone a las empresas algo tan sencillo y eficaz como establecer medidas de conciliación como el teletrabajo o las telereuniones, que puede tener un gran impacto en la mejora del medio ambiente. Por ejemplo, si un tercio de empleados del entorno metropolitano de Madrid o Barcelona teletrabajase dos días a la semana, se dejarían de emitir en desplazamientos 1.000 toneladas de NOx (óxidos de nitrógeno) a la atmósfera.

Así, todas las políticas de conciliación relacionadas con la flexibilidad espacial -es decir, trabajo en domicilio, trabajo en remoto, teletrabajo y uso de videoconferencias o plataformas tecnológicas para telereuniones– consiguen a la vez mejorar la sostenibilidad de la compañía, puesto que la conciliación es capaz de evitar desplazamientos y de permitir una mejor organización de los viajes.

Desde fundación Másfamilia, explica Martínez, están observando como algunas de las empresas a las que han certificado ya están poniendo en marcha medidas para teletrabajar algunos días en semana. "Es verdad que el teletrabajo full time no está funcionando en España, pero el de unos días a la semana sí", afirma Martínez. El director de la Fundación comenta que también está aumentando el número de compañías que permite a sus empleados teletrabajar unas horas del día, normalmente las primeras dos horas, que se destinan a "determinadas gestiones, como responder el correo", lo que supone "ir a trabajar en lugar de a las 9 con todo el trafico a las 10 o las 11".

Roberto Martínez cree que el teletrabajo a tiempo completo no funciona en España porque aquí el trabajo está "muy socializado". Según apunta, "en el mundo anglosajón los empleados piden en las relaciones profesionales lo justo, mientras que en España pedimos también amigos, compañeros, cañas... Y claro, en el teletrabajo se pierde". También atribuye parte de responsabilidad a los sindicatos, contrarios al teletrabajo, y a los empleados, ya que el teletrabajo sólo puede darse si hay voluntad por parte del trabajador y la realidad es que no hay aún una gran demanda.

Las pymes, ajenas a las tecnologías

"La tecnología está muy avanzada en teletrabajo y telereuniones y, sin embargo, nos parece que la pyme española lo desconoce", afirma Martínez. Es por ello que, en las pymes sobre las que la Fundación Másfamilia tiene capacidad de influencia van a tratar de darla a conocer. "Sólo tenemos capacidad de influencia en nuestras 230 empresas certificadas EFR, de las cuales un 60% son pymes y el 40% grandes empresas, pero claro, hay millones de pymes en las que no penetramos".

Aún así, hay empresas que, en efecto, sí aplican estas nuevas tecnologías: "Entre nuestras empresas certificadas, un 40 o 50% de las grandes empresas aplican el teletrabajo part-time y tecnologías de trabajo en remoto", declara Martínez. "Por ejemplo, el BBVA tiene muy desarrollado este tema para eliminar viajes y desplazamientos". Así, entre las grandes empresas es más común que entre las pequeñas, ya que sólo entre el 10 y el 15% de las pequeñas aplican estas herramientas".

Las más destacadas son "empresas de corte tecnológico como Microsoft o American Express son empresas muy avanzadas por su propia cultura, pero también empresas españolas como MRW o Mutua Madrileña son fantásticas en conciliación".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web