Imprimir

Ecologistas e industriales pesimistas sobre un acuerdo para el atún rojo

on . . Visitas: 586


Las organizaciones ecologistas y los industriales de la pesca se muestran pesimistas en vísperas del final de la reunión internacional sobre el atún rojo, que puede decidir una ligera reducción de las cuotas, indicaron hoy a Efe fuentes del encuentro.

La reunión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) se cerrará mañana en París, tras diez días de intensas sesiones.

Por el momento no hay un acuerdo sobre el atún rojo, la especie que más expectación ha levantado, pero fuentes del encuentro indican que puede decidirse una reducción del 5 por ciento de las capturas para 2011, lo que no convence ni a los ecologistas ni a los industriales.

"Una reducción mínima es un gesto insuficiente, no serviría para mantener la especie", aseguró a Efe la portavoz de WWF, Gemma Parkes.

Los ecologistas apostaban por reducir a la mitad las cuotas de pesca de esta especie, cuyo consumo está dirigido de forma muy mayoritaria al mercado japonés, donde se consume como sushi.

"Era la única forma de garantizar el mantenimiento de una especie en peligro", señaló el asesor científico de PEW Environnement, Rémi Parmentier, que se declara "decepcionado" por la actitud de Francia, España e Italia.

"Han hundido la postura de la comisaria europea", afirmó en referencia a la responsable de Pesca, Maria Damanaki, quien llegó a París con la propuesta de reducir a la mitad las cuotas y que se ha visto obligada a rectificar ante la presión de los principales productores.

Los ecologistas consideraban que su proposición era la única que garantizaba la supervivencia de la especie, al tiempo que mantenía la viabilidad de la pesca artesanal.

"Lo único que desaparecería sería la pesca de cerco, que es la que está en la raíz del problema", señaló Parmentier.

Las ONG también están decepcionadas con otros países, como Estados Unidos, "que llegó con buenas palabras, pero se desinfló cuando Canadá le pidió que aumentara los controles sobre su gran flota de pescadores aficionados", agregó el asesor de PEW.

O Japón, "que llegó con un cambio de enfoque muy positivo que luego no se ha traducido en actos concretos", agregó.

Tokio propuso que se prohíba la pesca de atún rojo a aquellos países que excedan su cuota de capturas.

La reducción del 5% que puede acordarse mañana tampoco satisface a los productores, que apostaban por mantener la cuota actual de 13.500 toneladas.

"No vemos la coherencia de este acuerdo. El comité científico apostaba por mantener las cosas en su situación actual y esa reducción no aporta nada", señaló el director general adjunto del grupo Balfegó, Juan Serrano.

Agregó que ese compromiso se abre paso por la presión de los ecologistas porque permite a los países decir al mundo que se reducen las cuotas, pero no se explica el verdadero problema.

"Hace cuatro o cinco años las cuotas eran de 32.000 toneladas, ya se han reducido de forma significativa y ahora se va a reducir más sin motivo alguno", añadió Serrano.

Los industriales sostienen que el comité científico de la ICCAT apostaba por mantener las cuotas en su estado actual y no entienden que los países no hayan seguido sus recomendaciones.

"El atún rojo no está en peligro. Con la cuota actual en 2022 habría 60.000 toneladas, una cantidad que el mercado no puede absorber", indicó.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web