Imprimir

El medio ambiente desaparece de la política del Gobierno, denuncian los ecologistas

on . . Visitas: 699


El recorte presupuestario debido a la crisis afecta a todos los departamentos, pero a unos más que a otros. Así, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) es de los más más perjudicados por la nueva política de austeridad del ejecutivo de Zapatero. Mientras que el Estado se aplica un recorte de gastos del 7,9% para garantizar el cumplimiento del objetivo de déficit público para 2011, a la cartera que dirige Elena Espinosa le toca una rebaja del 31%. Se queda con 2.564 millones de euros para 2011.

Además, según denuncian las principales organizaciones ecologistas, son las políticas ambientales las que peor paradas salen. Hay que tener en cuenta que el MARM es el resultado de la fusión de los antiguos ministerios de Medio Ambiente y de Agricultura. Así, tiene competencias en asuntos tan diversos como agricultura, pesca, ganadería, biodiversidad o cambio climático.

Y son estas últimas cuestiones, las verdes, las que peor salen paradas. Hasta el punto de que el Ministerio sólo va a dedicar el 10% de su presupuesto a las cuestiones ambientales. Esta es la denuncia que hacen las principales organizaciones ecologistas españolas. Y añaden datos concretos, como el hecho de que la lucha contra el cambio climático acapare sólo el 1% del presupuesto del Ministerio pese a ser una de las prioridades de la legislatura como repetidamente afirman todo tipo de portavoces gubernamentales.

Los ecologistas añaden que la biodiversidad tampoco parece interesar mucho al Ministerio. El presupuesto para conservarla se reduce un 44% y dedica cero euros en partidas específicas para la conservación de las especies amenazadas.

La denuncia ha sido hecha pública con motivo de la reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente, un encuentro entre la administración y la sociedad civil que tiene lugar cada varios meses. Las organizaciones ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han criticado duramente los recortes previstos en los Presupuestos Generales del Estado de 2011 a las partidas destinadas a la protección del medio ambiente.

Denuncian que mientras que el techo presupuestario se reduce en torno al 7%, el Gobierno propone recortar un 32% las partidas ambientales .

La prevención de la contaminación y el cambio climático, que ya suponían menos de un 1% del presupuesto del MARM, sufren un recorte del 16,2%; el programa de mejora de la calidad del agua un 37,3%, las actuaciones en la costa un 48,9% y la conservación de la biodiversidad un 47,8%, dicen los ecologistas.

Todo ello se suma, según los ecologistas, a la pérdida continuada de presupuesto llevada a cabo desde 2008 en una "tendencia clara de desmantelamiento de las políticas ambientales". Según estas organizaciones, todo ello es reflejo del "creciente desinterés del ejecutivo por los temas ambientales, cuando la gravedad de la crisis ambiental mundial más requiere de un firme compromiso y una actuación urgente por parte de los países europeos".

Cambio climático sin presupuesto

El presidente del Gobierno presentó en su discurso de investidura la lucha contra el cambio climático como una de las tres prioridades de su Gobierno para esta legislatura. La realidad es que en 2010 solo dedicó un 0,94% del presupuesto del MARM a este objetivo y ahora lo recorta un 16,2% más. A menos de dos meses de la reunión de la ONU sobre Cambio Climático de Cancún, el Gobierno "presenta los presupuestos más restrictivos para la prevención del cambio climático, lo que supone una pobrísima tarjeta de presentación internacional", afirman los ecologistas.

Recorte en biodiversidad

El programa de protección y mejora del medio natural ha sufrido un recorte del 39,4% y supone tan solo un 0,89% del total ministerial. Pero si ya es pequeño el presupuesto dedicado a protección ambiental, las organizaciones ecologistas tachan de ridícula la fracción que se dedica a la conservación de la biodiversidad, en la que apenas se invertirán 23 millones de euros, lo que supone un recorte de un 48% respecto al presupuesto de 2010 y un 60% respecto a 2008. Las ONG consideran totalmente inaceptable que en la propuesta de Presupuestos Generales haya desaparecido la partida dedicada a la conservación de las especies amenazadas.

Por su parte, el Ministerio de Medio Ambiente defiende que el presupuesto con el que cuenta le permite mantener "la sostenibilidad de las políticas del MARM en materia de protección del patrimonio natural, la biodiversidad y del mar y la lucha contra el cambio climático". Así lo afirmó la ministra Espinosa al presentar el pasado lunes 4 de octubre el presupuesto de su departamento. Así, el presupuesto consolidado, que incluye otras inversiones estatales, eleva el dinero que va a manejar el Ministerio desde los 2.564 millones de euros adjudicados en los Presupuestos Generales hasta lo 11.126 millones de euros. Y en realidad, según defiende la ministra, la bajada de capacidad de gasto no es del 31%, como parece si se mira la partida de Presupuestos Generales, sino del 13%, si lo que se mira es la diferencia entre el presupuesto consolidado de 2010 y el de 2011. Eso sí, incluso ese 13% está muy por encima del 7,9% de reducción de gasto general del Estado para 2011. Medio Ambiente pierde más que la media.

Si se observa el gasto previsto en el presupuesto consolidado, la protección de la naturaleza se lleva la menor inversión. Así, de estos 11.000 millones de euros, explicó Espinosa, más de 6.000 millones de euros van a las aportaciones del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) y 191 millones para las políticas agrícolas y ganaderas. Las políticas del agua cuentan con un presupuesto de 3.282 millones de euros, de los cuales 1.478 millones serán gestionados por las Sociedades Estatales y 1.804 millones de euros por la Dirección General del Agua y las Confederaciones Hidrográficas.

De este modo, más de 9.000 millones de los 11.000 millones que maneja Espinosa van destinados a agricultura, ganadería o políticas del agua.

Después, vienen dos partidas inferiores: una de 225 millones de euros para "la preservación de la biodiversidad y la protección y mejora del medio natural y la política forestal", y otra de 254 millones para "políticas de cambio climático, calidad ambiental y meteorología". Cambio climático y biodiversidad, juntos, no llegan a los 500 millones.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web