Imprimir

En defensa del mar

on . . Visitas: 641


La lucha por la recuperación de las costas españolas es algo por lo que Ecologistas en Acción lleva trabajando desde su fundación en 1998. Entre sus principales actuaciones destaca el informe que realizan anualmente para informar del estado del litoral español.

Uno de los problemas que denuncian desde esta organización son las aguas residuales que se vierten a los mares de las costas del Mediterráneo. El coordinador nacional de Medio Marino, Jorge Sáez, explicó ayer en el velero insignia de la organización, 'Diosa Maat', durante la presentación de la campaña 'Por la biodiversidad del Mediterráneo' que en invierno si se hace un tratamiento correcto del agua, «porque las depuradoras instaladas son suficientes para la población residente, pero en verano, con la llegada masiva de turistas, se triplica el número de habitantes, y toda el agua de estas urbanizaciones no tiene ningún tratamiento antes de ir al mar. Las consecuencias son el empobrecimiento de la flora y la fauna del litoral, lo que supone una lacra para la pesca».

Este es el caso de lo que ellos llaman 'La cascada de la merda', que se sitúa en la Serra Gelada, el parque natural de Benidorm. Allí se vierten al mar las aguas fecales de muchas de las poblaciones cercanas a este lugar protegido.

De este cascada se han extraído muestras para analizar el estado del agua. Unos resultados que se conocerán la próxima semana. «Aunque creemos que la situación ha mejorado, todavía no es suficiente» indicó el portavoz de la agrupación local de Alicante, Domingo López.

Las costas más erosionadas

Además, el coordinador nacional de Medio Marino aseguró que «las costas de la Comunitat Valenciana son las más erosionadas de España con más de un 14% de daño en su litoral. Esto se traduce en que las administraciones públicas se ven obligadas a construir diques para frenar la fuerza erosiva del mar».

A nivel local, esta plataforma se oponen totalmente al plan previsto por el Ayuntamiento de Alicante para unir el Cabo Huertas a través de un paseo marítimo. El portavoz local de la organización cree que esta actuación «significa alicatar la costa y es una intervención muy dura en contra de nuestros parajes». También añade que «es increíble como, por ejemplo, en el caso de la Albufera, han puesto mármol al lado de la playa, un material que se utiliza para el hogar».

Por su parte, al portavoz ilicitano de la ONG le parece «muy gracioso ver como tanto los ayuntamientos de Elche como el de Alicante van justamente a las únicas zonas vírgenes que quedan en las costas de la provincia para sacar la foto que ilustrará sus carteles publicitarios. Me pregunto si es que se avergüenzan de lo que han hecho con el litoral alicantino».

Asimismo, argumentó que «hay que hacer entender a la gente que las playas no son sólo arena, sino que tienen vegetación y fauna», en referencia a los pocos lugares que quedan en la provincia con estos elementos, como Aguamarga.

Además, desde esta entidad piden que se ponga en marcha un proceso de desconstrucción en el mediterráneo. Jorge Sáez explicó que «esto no es algo que vaya en contra de la economía, ya que hay estudios que indican que la desconstrucción es más rentable que la construcción. Con ella se mantiene el empleo y el estado no tendría que invertir en medidas para adecuar las playas a la demanda».

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web