Imprimir

Más cerca que nunca del oso pardo en la Vall d'Aran

on . . Visitas: 711


Vielha e Mijaran (ACN).- La asociación ecologista Depana ha seguido durando la última semana de mayo y las tres primeras de junio dos osos pardos pirenaicos en la Vall d'Aran. El experto en oso pardo Marc Alonso y los fotógrafo profesionales Oriol Alamany y Eulàlia Vicens han obtenido imágenes de gran calidad, que permiten contemplar los ejemplares en su hábitat natural. Son dos osos subadultos, uno rubio y otro marrón grisáceo, de sexo todavía no determinado.

Durante doce días de trabajo a lo largo de tres semanas en mayo-junio 2010, el equipo logró imágenes inéditas de gran valor documental, donde pueden verse a dos ejemplares distintos de oso pardo salvaje grabados en plena naturaleza en el Pirineo catalán. En doce días Oriol y Eulàlia pudieron observar a los osos en nueve ocasiones distintas, a veces hasta cinco horas consecutivas, logrando fotografiarlos y grabarlos en seis de ellas.

Probablemente se trate de los osos Nhèu ('nieve' en aranés) y Noisette ('avellana' en francés). 'Nhèu' fue el nombre propuesto por la escuela de Viella en el marco de la campaña de educación ambiental 'Pirineo Vivo' de Depana. El nombre de 'Noisette' fue propuesto por las escuelas del Pirineo francés.

Estos osos nacieron en las montañas de Bossost (Val de 'Aran) en enero de 2009 y, como es normal en la especie, esta primavera se han emancipado de su madre, una vez ésta entró en celo en el mes de mayo. Los dos hermanos permanecerán juntos un año más aproximadamente, hasta su separación definitiva.

La confirmación definitiva de la identidad de los osos se conocerá cuando se tengan los resultados del ADN de los rastros recogidos por los guardas del Conselh Generau de Aran, a quienes Depana ha mantenido informados en todo momento de los movimientos de los osos.

Las imágenes se han captado cerca de una zona de fuerte afluencia turística en la Vall d'Aran y, para evitar interferir en una época sensible de su ciclo vital (momento de independizarse de la madre), no se han hecho públicas hasta que los osos han abandonado el paraje.

Actualmente hay mucho pocas imágenes de estos animales captadas en libertad en los Pirineos, y de aquí su importancia. En estas montañas la especie llegó al límite mismo de la extinción, pero la reintroducción en la vertiente francesa en el año 1996-1997 de dos hembras y un macho provenientes de Eslovenia devolvieron la esperanza a la especie.

Depana ha querido destacar la total normalidad y pacífica coexistencia entre osos y personas. Según explican, los osos han mantenido la distancia y discreción ante la presencia humana, como, por ejemplo, cuándo una mañana se concentraron unos cincuenta turistas en la zona mientras un oso pacía tranquilamente a unos 500 metros por encima de ellos.

También las manadas han subido a pacer en los prados estas semanas sin incidencias. Durante este tiempo los osos han estado comiendo hierba y plantas tiernas como es habitual en esta estación. Hay que recordar que el 75% de su dieta es de origen vegetal. También se ha observado los osos esporádicamente haciendo agujeros buscando insectos, básicamente hormigas, para alimentarse.

El seguimiento se ha hecho a una distancia suficiente con prismáticos y telescopios, y las imágenes han sido obtenidas con un potente teleobjetivo con la finalidad de no molestar el más mínimo los animales, según explican los responsables. Éstos se han movido entre los 1.600 y los 2.000 metros de altura en uno zona que alterna prados y bosques.

El aspecto de los osos se ha verificado como muy bueno y saludable, demostrando la buena calidad del hábitat pirenaico y la viabilidad de la especie en esta cordillera.

El oso se reintrodujo en el Pirineo para reforzar la entonces débil población autóctona (con sólo cinco ejemplares en aquel momento, de los cuales todavía sobreviven dos o tres). Depana considera que el peor enemigo del oso es su desconocimiento y, por eso, una de sus tareas prioritarias es la difusión de información sobre los plantígrados.

Oriol Alamany y Eulàlia Vicens són fotógrafos profesionales de naturaleza y viajes, colaboradores de revistas como National Geographic, BBC Wildlife Magazine, Lonely Planet Magazine, Altaïr, etc. En los años 90 fueron autores del documental "Naturaleza en los Pirineos", ganador de los premios "Mejor documental español" y "Premio Mountain Wilderness" en el Festival Internacional de Cinema de Muntanya Vila de Torelló.

El naturalista y guía de la naturaleza Marc Alonso fue el responsable del seguimiento de los osos reintroducidos durante el Programa LIFE-Oso Pardo. En la actualidad es miembro de la junta directiva de DEPANA y realiza el seguimiento de la población de Oso pardo en el Pirineo catalán por parte de esta ONG conservacionista.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web